3 preguntas para entender mejor el cáncer de hígado

El cáncer de hígado afecta a unos 8.000 franceses cada año, generalmente entre hombres (80%) y personas con ciertos factores de riesgo (obesidad, diabetes, consumo crónico de alcohol, virus de la hepatitis B y C, sobrecarga de hierro, tabaquismo crónico o esteatosis hepática, por nombrar algunos). ). Se caracteriza por el desarrollo de uno o más nódulos cancerosos dentro de este órgano y lamentablemente la enfermedad es generalmente asintomática en sus etapas iniciales, lo que hace que su diagnóstico sea generalmente tardío y su tratamiento difícil. Esto es lo que necesita saber sobre esta enfermedad que podría causar la muerte de 1,3 millones de personas para 2040 según la IARC.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de hígado?

Varias patologías hepáticas que se manifiestan por dolor o hinchazón abdominal, ictericia, náuseas y vómitos o incluso fatiga con pérdida de apetito y peso pueden llevar al descubrimiento del cáncer de hígado. Sin embargo, los tumores hepáticos suelen ser tranquilo al principio. Sin embargo, esta fase asintomática retrasa el diagnóstico y hace menos favorable el pronóstico vital, ya que pueden presentarse complicaciones en un estadio más avanzado de la enfermedad (en particular insuficiencia hepática).

Es por esto que los pacientes con enfermedades hepáticas crónicas como cirrosis o hepatitis deben realizar ultrasonidos regulares, pero también un análisis de sangre para evaluar el estado de este órgano, seguido si es necesario por una evaluación de extensión para buscar metástasis. El escáner o la resonancia magnética son entonces los principales exámenes que permiten el diagnóstico de cáncer de hígado, pero también se puede solicitar una gammagrafía ósea. Investigaciones posteriores también permitirán diferenciar entre el cáncer primario de hígado y las metástasis hepáticas vinculadas a otros cánceres que pueden haber migrado a este órgano antes de metastatizar allí.

ecografía hepática para el control y el diagnóstico del cáncer
Créditos: iStock

¿Qué tratamientos se pueden ofrecer?

Actualmente existen cuatro tratamientos estándar para el cáncer de hígado. En primer lugar hay eliminación parcial (o resección quirúrgica) en la que se extirpa la parte del hígado donde se encuentra el tumor. También es posible recurrir a quimioterapia (mediante quimioembolización o terapia dirigida) para reducir el tamaño del tumor y ralentizar el desarrollo de la enfermedad, sino también hacia una destrucción del tumor a través de la piel. Esta última se lleva a cabo sin abrir el abdomen y consiste en utilizar calor o frío para destruir localmente el tumor.

Finalmente, trasplante de hígado permite al paciente recibir un hígado sano de un donante. Sin embargo, el número de injertos disponibles es muy limitado y es una operación pesada que requiere medicación de por vida, así como un seguimiento médico importante. Además, no todos los pacientes califican. De hecho, está contraindicado en caso de enfermedad crónica grave, en particular cardíaca o pulmonar. El tratamiento será evaluado y discutido con el equipo médico caso por caso.

cáncer de hígado tumor hepático
Créditos: iStock

¿Cuáles son las posibilidades de supervivencia con cáncer de hígado?

Un estudio SEER realizado entre 1999 y 2005 estimó 13 % de tasa de supervivencia a cinco años para este cáncer. Sin embargo, las posibilidades de supervivencia dependen de la situación individual de cada paciente. En efecto, esta cifra no tiene en cuenta el estadio en el que los pacientes fueron diagnosticados, si pueden o no ser operados, su edad y sexo, sus problemas de salud distintos del cáncer y los diversos avances en términos de últimos tratamientos y clínicas. juicios Además, estos datos están relativamente anticuados. Lo cierto es que el cáncer de hígado es una patología de mal pronóstico, estando este órgano muy vascularizado (lo que induce un alto riesgo de metástasis) y siendo el cáncer diagnosticado tardíamente, lo que conlleva menores posibilidades de supervivencia.