¡Algunas luciérnagas usarían una “armadura de sonido” para protegerse de los murciélagos!

Recientemente, un estudio planteó una hipótesis asombrosa. Varias especies de luciérnagas generan clics ultrasónicos simplemente moviendo sus alas. Según los científicos, esto está destinado a proteger contra ciertos depredadores como los murciélagos.

Huye de los depredadores con sonido

Hay más de 2.000 especies de luciérnagas en el mundo. En 2020, un estudio internacional estimó que todas estas especies están en peligro de extinción. Se enfrentan a la pérdida de su hábitat, al aumento de pesticidas y fertilizantes que se utilizan en la agricultura, o incluso a la contaminación lumínica. Las luciérnagas son conocidas por su capacidad para emitir luz. Estas son señales esencial en la comunicación de estos insectos, además emitidos por bioluminiscencia. La mayoría de las veces, estas señales se utilizan para atraer a su pareja romántica. Sin embargo, también podrían tener otro uso.

Según un estudio publicado por iScience el 15 de febrero de 2021, también se trataría de ahuyentar a los depredadores. Sin embargo, la efectividad de este tipo de luz sobre los depredadores no sería muy efectiva. Investigadores de la Universidad de Tel Aviv (Israel) dicen que han descubierto un segundo tipo de señal: una especie de armadura de sonido. El objetivo es escapar más fácilmente de los mamíferos voladores como los murciélagos.

luciérnaga
Crédito: Diana Radicchi / iStock

Clics para murciélagos

Originalmente, los investigadores estaban trabajando en la ecolocalización de los murciélagos. Con sus micrófonos, tienen recogió sonidos inusuales a frecuencias similares a los sonidos de los murciélagos, excepto que estos provenían de luciérnagas. Por lo tanto, los científicos decidieron realizar la investigación mediante el estudio de tres especies del género Curtos, Luciola y Esclerotia (Vietnam) y uno de su tipo Lampyroidea (Israel). Sin embargo, todas estas especies emiten clics ultrasónicos, cuya frecuencia es entre 20 y 130 kHz.

Según los líderes del estudio, los clics tienen un ritmo similar al de las alas de las luciérnagas. Por tanto, es muy posible que estas mismas alas los produzcan. Además, las frecuencias medidas no se corresponden con lo que las luciérnagas son capaces de oír. Entonces estos clics son destinado a otros animales como murciélagos. Sin embargo, resulta que las frecuencias corresponden a un rango que la mayoría de estos mamíferos pueden escuchar.

Para los investigadores, esta capacidad de las luciérnagas es similar a la de algunas polillas. Estos señalan su nocividad mediante clics ultrasónicos. Esto es sobre señales aposemáticas, en otras palabras, señales de advertencia. El próximo paso para los científicos será intentar comprender los efectos potenciales de estos clics en los depredadores.