ayudan a los virus a sobrevivir más tiempo y viajar más lejos

Créditos de la imagen: Sören Funk.

Estos son algunos de los lugares en los que hemos encontrado microplásticos (pequeños trozos de plástico de menos de 5 mm/0,2 pulgadas) hasta ahora: ríos, glaciares, nieve, la brisa marina, el Monte Everest, sangre humana, pulmones humanos. Estamos consumiendo microplásticos por el valor de una tarjeta de crédito cada semana, y no estamos realmente seguros de cómo afectan al cuerpo humano. Pero (puedes preguntarte con nerviosismo), ¿no podrían simplemente ser… inofensivos? Bueno, las probabilidades son poco probables.

Apenas comenzamos a aprender sobre los microplásticos hace unos años, y la única razón por la que no sabemos qué tan malos son para nosotros es que los investigadores no han tenido tiempo de realizar suficientes estudios para analizarlos en detalle. Ahora, uno de esos estudios ha salido, y es exactamente lo que esperarías que fuera: preocupante.

virus y plastico

Investigadores de la Universidad de Stirling, en Escocia, experimentaron con diminutos trozos de plástico y virus. Querían ver si los microplásticos ayudan a los virus a sobrevivir más tiempo, y he aquí que lo hicieron.

Los microplásticos en el agua se colonizan rápidamente por una biopelícula microbiana. Al igual que las bacterias, los virus a veces también pueden formar biopelículas, que son comunidades de patógenos que se más resistentes y más infecciosos que las partículas virales ‘libres’.

Sin embargo, no todos los virus parecen beneficiarse de la presencia de microplásticos.

En el nuevo estudio, los investigadores probaron dos tipos de virus: virus envueltos (como el virus de la gripe) y virus entéricos (como el rotavirus y el norovirus). Los virus de la envoltura se destruyeron rápidamente, mientras que los virus entéricos pudieron unirse al microplástico y formar una biopelícula que les permitió sobrevivir por más tiempo.

Los investigadores solo realizaron su experimento durante tres días, lo que reconocen es una limitación significativa; Todavía no sabemos exactamente cuánto ayudan los plásticos a los virus, y se requiere más investigación para evaluar el impacto en los diferentes tipos de virus. Esto hace que el estudio sea más una prueba de concepto para futuras investigaciones, pero aun así, el hecho de que algunos plásticos permitieran que los virus crearan biopelículas resistentes sugiere que los microplásticos podrían ser un peligro para la infección humana (y animal).

“La recuperación de virus infecciosos de gránulos de microplásticos colonizados destaca el riesgo potencial para la salud pública de que las aguas superficiales se contaminen con microplásticos y la posterior exposición humana a microplásticos en el medio ambiente”, señalan los autores del estudio.

la plastisfera

Ejemplo de una vía de ingestión de plástico. Por supuesto, las pequeñas piezas de plástico también se pueden ingerir de formas más sencillas, por ejemplo, cuando bebes una bebida caliente en un vaso de plástico. Créditos de imagen: GRID Arendal.

Cada año, el mundo produce una cantidad impía de plástico, y la cifra sigue creciendo. En 1990, el mundo produjo alrededor de 100 millones de toneladas de plástico. En 2010, la cifra aumentó a alrededor de 270. Ahora, está alrededor de 370; de nuevo, estamos hablando de millones de toneladas métricas. La mayor parte de este plástico no se recicla en absoluto. Más de la mitad de este plástico se desecha, ya sea en vertederos o en las aguas del mundo.

En el agua, se descompone en pedazos cada vez más pequeños: microplásticos. Incluso si un proceso de tratamiento de aguas residuales hace todo lo posible para limpiar los desechos de aguas residuales, las prácticas actuales no eliminan los microplásticos. Muchos microplásticos fluyen a través de los ríos y llegan a los océanos.

Como resultado, los humanos están expuestos a microplásticos todos los días. Ingerimos microplásticos, los respiramos e incluso entran en nuestro torrente sanguíneo.

Realmente no sabemos qué tipo de riesgo para la salud conllevan estos microplásticos, pero cada vez más, estas pequeñas partículas están comenzando a causar problemas. Después de todo, no se necesitan muchas partículas virales para enfermarte.

“La presencia y supervivencia de virus humanos asociados con biopelículas que colonizan la superficie de los microplásticos podría desempeñar un papel importante en la transferencia de virus. Aunque la estabilidad del virus en la plastisfera está influenciada por diferentes factores ambientales y características estructurales virales, la recuperación de ambos modelos de virus utilizados en este estudio enfatiza el potencial de la contaminación plástica para actuar como una vía novedosa para la diseminación viral y la persistencia en el medio ambiente”.

Sin duda, futuras investigaciones analizarán este problema con más detalle.

El estudio “Unión, recuperación e infecciosidad de virus envueltos y no envueltos asociados con la contaminación plástica en aguas superficiales” se publicó en Contaminación ambiental.