Recientemente, investigadores holandeses detallaron su innovación. Tuvieron éxito donde otros ingenieros habían fracasado en la década de 1970 al crear una computadora superconductora. Para los científicos, esta innovación abre el camino a computadoras 300 a 400 veces más rápidas que las que existen en la actualidad.

Un problema centenario

En su comunicado de prensa del 27 de abril de 2022, investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft (Países Bajos) recuerdan la historia de Kamerlingh Onnes (1853-1926). En 1911, este físico holandés descubrió la fenómeno de superconductividad. Su trabajo ha permitido comprender que ciertos materiales que se enfrían a una temperatura cercana al cero absoluto pueden conducir la electricidad muy rápidamente sin pérdida de energía.

La superconductividad podría haber revolucionado por completo la electrónica. Sólo que aquí, cuando los electrones circulan libremente por un hilo, restringir o bloquear sus movimientos resulta muy difícil. La única manera de hacer esto sería cambiando el campo magnético. Entonces los electrones serían forzado a ir por un camino o por el otro. Sin embargo, uno de los principios fundamentales de la electrónica moderna es que la electricidad solo debe fluir en una dirección.

significado de electricidad
Por convención, la corriente eléctrica fluye en dirección opuesta a la de los electrones. Créditos: WebSavoir

En la década de 1970, los ingenieros de IBM intentaron construir una computadora superconductora. Desafortunadamente, este proyecto fracasó. De hecho, los investigadores indicaron que no pudieron tener éxito en ausencia de un superconductor unidireccional.

Una innovación para grandes cambios

El equipo de la Universidad Tecnológica de Delft afirma haber tenido éxito donde los expertos de IBM fracasaron. Su trabajo detallado en la revista Nature se refiere a una “unión de Josephson” que permitía dirigir los electrones. Según los investigadores, se trata de un “sándwich de superconductores” formado por un barrera no superconductora en el medio. Este tipo de dispositivo no es nuevo en sí mismo, pero en realidad nunca había hecho posible orientar electrones. Los científicos indican que su innovación se basa en Nb3Br8, un material que desarrollaron especialmente para la ocasión. Por tanto, este material encarna la famosa barrera no superconductora, cuyo espesor es sólo unas pocas capas de átomos.

Finalmente, este descubrimiento no es una revolución en sí mismo, pero podría traer grandes cambios en el mundo de la electrónica. Los investigadores creen que si es posible producir computadoras que incorporen esta tecnología, serán 300 a 400 más rápido que los que usamos hoy. Esto suscribiría entonces el abandono de los semiconductores a favor de los superconductores.