Científicos encuentran microplásticos en pulmones humanos vivos por primera vez

Solo unos días después de haber sido encontrados en la sangre humana, los investigadores ahora han identificado microplásticos atrapados profundamente en los pulmones de las personas vivas por primera vez. Las diminutas piezas de plástico que miden cinco milímetros o menos se encontraron en casi todas las muestras analizadas, y los investigadores se sorprendieron por la gran cantidad de partículas encontradas.

Crédito de la imagen: Wikipedia Commons.

Los microplásticos están presentes en todos los entornos, desde cuerpos marinos y de agua dulce hasta el suelo, los alimentos, el agua potable y el aire. Se forman cuando los plásticos se descomponen y durante la fabricación de productos comerciales y se han convertido en un problema ambiental importante, sin que hasta ahora haya muchas certezas sobre su efecto en la salud humana.

Se han encontrado microplásticos en las placentas de mujeres embarazadas. Estudios en ratas preñadas han demostrado que los microplásticos pasan rápidamente a través de los pulmones hacia el corazón, el cerebro y otros órganos de los fetos. La semana pasada, los investigadores detectaron microplásticos de cuatro plásticos comunes en muestras de sangre de adultos sanos.

En consecuencia, existe una preocupación cada vez mayor con respecto a los peligros asociados con la ingestión, el contacto dérmico y la inhalación de microplásticos. Ahora, los investigadores decidieron explorar más a fondo la presencia de estas diminutas partículas en los pulmones humanos vivos, después de un estudio en 2021 en muestras de autopsia se encontraron microplásticos en 13 del total de 20 personas analizadas.

“No esperábamos encontrar la mayor cantidad de partículas en las regiones inferiores de los pulmones, o partículas del tamaño que encontramos”, dijo Laura Sadofsky, autora principal del estudio. El guardián. “Es sorprendente porque las vías respiratorias son más pequeñas en las partes inferiores de los pulmones y hubiéramos esperado que partículas de estos tamaños fueran filtradas o atrapadas”.

Microplásticos y pulmones

Sadofsky y su equipo obtuvieron muestras de tejido pulmonar humano de 13 pacientes sometidos a cirugía en el Hospital Castle Hill en el Reino Unido. Se recolectaron muestras de las áreas superior, media e inferior del pulmón, que se congelaron y se colocaron en recipientes de vidrio con tapas de aluminio hasta que se realizó un análisis a granel en un laboratorio.

Crédito de la imagen: los investigadores.

Se identificaron un total de 39 microplásticos en 11 de las 13 muestras de tejido pulmonar humano. Todas las muestras masculinas contenían al menos una partícula microplástica, mientras que dos de las cinco muestras femeninas no. Los investigadores argumentan que esto podría deberse a que las vías respiratorias de las mujeres son significativamente más pequeñas que las de los hombres, lo que limita la ingesta de microplásticos.

De los microplásticos detectados en el estudio, se identificaron 12 tipos de polímeros. Polipropileno (23 %), utilizado en envases y tuberías de plástico, tereftalato de polietileno (18 %), utilizado en botellas, resina (15 %), utilizado en productos farmacéuticos y materiales de envasado de alimentos, y polietileno (10 %), utilizado en bolsas de supermercado, fueron los más abundantes.

Si bien el camino de las partículas ultrafinas que ingresan al pulmón debido a la contaminación y sus efectos biológicos resultantes en términos de respuestas inflamatorias están bien establecidos, no se puede decir lo mismo de los microplásticos, razón por la cual los investigadores piden más estudios sobre este tema. tema.

“Los microplásticos en el aire son omnipresentes en todo el mundo y especialmente frecuentes en interiores donde los humanos pasan muchas horas al día”, escribieron los investigadores. “Son las partículas microplásticas más pequeñas y menos densas las que más preocupan con respecto a la salud respiratoria, ya que es más probable que se depositen dentro de los pulmones según el diámetro aerodinámico”.

El estudio fue publicado en la revista Ciencia del Medio Ambiente Total.