Claramente, la NASA no se sale con la suya con su cohete SLS

La última prueba de ensayo general del cohete SLS masivo de la NASA ha sido nuevamente abortada prematuramente, esta vez debido a una fuga de hidrógeno. Los equipos están analizando los datos para tratar de solucionar el problema. Luego considerarán una nueva prueba. ¿Será el cuarto intento el correcto?

El programa Artemis debe marcar la próxima era de la exploración humana. Al trabajar con socios comerciales e internacionales, la NASA establecerá una presencia duradera en la Luna para prepararse para las misiones a Marte. Él misión artemisa 1, prevista para este año, es la primera etapa de este gran proyecto. Su objetivo es enviar una cápsula de Orión dos veces alrededor de la Luna antes de regresar a la Tierra.

Mientras esperan poder lanzar esta misión, los ingenieros de la NASA deben operar una prueba de ensayo de vestuario húmedo. Durante esta prueba final previa al lanzamiento, los propulsores masivos del SLS deben llenarse con hidrógeno líquido y oxígeno líquido. También se operan varios escenarios de cuenta regresiva en preparación para el despegue. Mientras tanto, todo es controlado, medido y verificado para que todo salga según lo previsto el día D.

Problema: Nada sale según lo planeado.

SLS
El Sol sale sobre Cabo Cañaveral, iluminando el cohete SLS. Créditos: NASA

Tres intentos fallidos

El 3 de abril, la NASA ya había intentado encender su lanzador por primera vez. Los ingenieros finalmente tuvieron que detener la prueba antes de que comenzara la carga debido a un problema de presurización en el lanzador móvil que mantiene los gases peligrosos fuera de las áreas confinadas donde trabajan los técnicos.

Al día siguiente, una válvula de ventilación se atascó en la parte superior de la estructura móvil del vehículo de lanzamiento (que soporta el cohete en posición vertical sobre la plataforma de lanzamiento), lo que obligó a la NASA a abortar su segunda prueba después de que comenzara el reabastecimiento de combustible. Los propulsores de cohetes, que contenían aproximadamente la mitad del hidrógeno líquido y el oxígeno, fueron luego vaciados por el personal de tierra.

Este jueves, los ingenieros hicieron un tercer intento. Una vez más, no todo salió según lo planeado. De hecho, los equipos abortaron la prueba después de observar un fuga de hidrogeno liquido (LH2) sobre la estructura ubicada en la base del lanzador móvil que conecta con la etapa central del cohete. Según la agencia, la fuga se descubrió cuando el tanque de oxígeno líquido estaba lleno en un 49%, mientras que el tanque de hidrógeno líquido estaba lleno en un 5%.

Desde entonces, los embalses han sido drenados. Actualmente, los equipos están examinando los datos para establecer un plan de acción para remediar esta fuga de hidrógeno, después de lo cual se debe programar un nuevo intento.

Y eso es solo el comienzo.


.