¿Cómo se meten los gatos en espacios tan pequeños?

Los gatos son criaturas con una vista, un oído y un sentido del equilibrio increíbles. Otro de sus rasgos más fascinantes es su habilidad para contorsionarse de manera impresionante en un esfuerzo por pasar por espacios pequeños. ¿Cómo explicar tales hazañas?

Los gatos muestran una flexibilidad increíble si es necesario, hasta el punto de que algunos incluso se han preguntado si estos felinos eran “líquidos”. Marc-Antoine Fardin, físico de la Universidad de París Diderot, examinó esta cuestión en un estudio de 2014 por el que ganó un premio Ig Nobel. Los premios son presentados anualmente por Improbable Research, una organización dedicada a la ciencia y el humor. El objetivo es resaltar los estudios que primero te hacen reír y luego pensar.

Un líquido se define tradicionalmente como un material que adapta su forma para adaptarse a un recipiente. Bajo ciertas condiciones, el investigador había concluido que los gatos parecen encajar en esta definición. Dicho esto, la verdadera clave para permitir que los gatos se metan en espacios pequeños es su cintura escapular.

una verdadera ventaja

En los humanos, la cintura escapular está formada por los omóplatos y la clavícula. Conectados entre sí, brindan un soporte rígido a los músculos del brazo. En los gatos, por otro lado, los omóplatos están unidos al resto del cuerpo solo por músculos, no por huesos. Lo mismo ocurre con las clavículas. Además, las clavículas felinas son mucho más pequeñas en comparación con el resto del cuerpo del gato que las clavículas humanas en comparación con el resto del cuerpo.

Estas características anatómicas ayudan a los gatos a pasar por aberturas estrechas. Esta es una ventaja evolutiva. Ser capaz de caber en espacios pequeños permite a los felinos cazar presas pequeñas como los ratones, pero también esconderse y escapar de posibles depredadores. Los gatos también se esconden en espacios pequeños y aparentemente inaccesibles cuando se sienten estresados ​​o asustados, ya que esto los ayuda a sentirse más seguros. Por eso es mejor evitar molestarlos (a menos que estés preocupado de que se lastimen o se enfermen).

gatos
Créditos: Chikilino/Pixabay

La importancia de los bigotes

Por supuesto, los gatos no pueden colarse en cualquier lugar. Para evaluar la situación, usan su bigote, cuyas cerdas son dos veces más gruesas que el “pelo protector” de un gato (los pelos más largos y gruesos del pelaje). También se hunden más profundamente en la piel.

La base de cada uno de estos pelos de bigote está llena de terminaciones nerviosas. Estos proporcionan a los gatos una sistema de navegación muy sensible que transmite una gran cantidad de información sobre su entorno. Esto incluye juzgar el tamaño de los espacios pequeños antes de intentar pasar.