¿Conoces las aplicaciones de la levitación acústica?

Durante los últimos quince años, varios investigadores han experimentado con la levitación acústica en el contexto de diferentes usos. Se trata particularmente de pinzas acústicas, hologramas hápticos, impresión de objetos levitantes o incluso fármacos anticancerígenos.

¿Qué es la levitación acústica?

La levitación acústica (o acútoforesis) es un método que consiste en suspender la materia en un medio recurriendo a la presión de radiación de una onda de sonido intensa. De baja frecuencia, esta onda genera una variación en la presión del aire. contrarrestar la fuerza de la gravedad. Este fenómeno es posible debido a los efectos de la no linealidad de ondas sonoras intensas.

Básicamente, la investigación se centró en la levitación acústica con el fin de desarrollar hologramas hápticos para manipular con las yemas de los dedos. Las ondas de presión son producidas por altavoces ultrasónicos, ondas que se pueden sentir como una especie de onda ondulante bajo la palma de la mano.

Como se explica Científico nuevo en un artículo del 15 de septiembre de 2021, uno de los objetivos de este trabajo era maquinas de control sin estar obligado a tener contacto directo con ellos. También era una cuestión -por cuestiones de higiene- de desarrollar interfaces hápticas para retirar dinero del cajero automático o acudir a cajas de autoservicio en las tiendas.

levitación acústica 2
Crédito: Tatsuki Fushimi / Wikipedia

Nuevas aplicaciones

En 2018, investigadores de la Universidad de Bristol (Reino Unido) levitaron con éxito objetos reales, una Bola de poliestireno de 2 cm de diámetro. Este fue un progreso real porque hasta este experimento, la longitud de onda que la ciencia estaba usando solo era capaz de levitar partículas muy pequeñas. El punto es que desde el momento en que un objeto más grande que la longitud de onda es levitado, recibe parte del torque del campo sonoro. Luego comienza a girar sobre sí mismo cada vez más rápido hasta que es expulsado del haz acústico.

Entonces surgieron nuevos avances. En Rusia, los físicos han presentado una patente para un nuevo tipo de impresora 3D. Esto podría usar ultrasonido para imprimir objetos levitando utilizando pequeñas partículas de plástico. Otros investigadores británicos levitaron pequeñas bolas blancas de 1 mm de diámetro. El objetivo era crear cortometrajes a una velocidad de diez imágenes por segundo.

Por último, recordemos que en 2020, investigadores suizos presentaron un brazo robótico de su creación. Está equipado con una pinza que comprende pequeños altavoces capaces de generar ultrasonidos. Por lo tanto, la pinza es capaz de levitación acústica, que también es posible dosificar mediante software. El objetivo de los científicos era simple: avances en precisión y eficiencia robots.