¿Controla la Luna el comportamiento de los animales? » Cienciahoy

Como la única fuente de luz nocturna en la naturaleza, la luna puede cambiar la forma en que los animales se mueven y cazan, cuándo se reproducen y cómo se comunican entre sí.

Cuando éramos niños, a menudo imaginábamos que la luna tenía una cara que nos seguía. Sin embargo, esa cara es en realidad solo una constelación de cráteres, y aprendimos que la luna no sigue a nadie.

Dicho esto, seguimos a la luna.

En presencia de luz artificial, las fases de la luna no tienen un efecto perceptible en los movimientos y el comportamiento de apareamiento de los animales, pero como la única fuente de luz en la naturaleza, la luz de la luna puede cambiar la forma en que los animales se mueven y cazan cuando se reproducen. y cómo se comunican entre sí.

Eclipse lunar fases parciales totales de la luna

Diferentes fases de la Luna (Crédito de la foto: Amanita Silvicora/Shutterstock)

La luna y el comportamiento de caza.

Comencemos primero con las criaturas pequeñas, como las larvas de las hormigas león. Las hormigas león son un grupo de insectos cuyas larvas son depredadores que cavan hoyos en la arena para capturar a sus presas. Se ha visto que las hormigas león muestran un ritmo de actividad lunar mensual. Sus pozos se reconstruyen todos los días, pero a medida que se acerca la luna llena, los pozos aumentan de tamaño y luego se encogen alrededor de la luna nueva. Los científicos creen que las condiciones brillantes de la luna llena dan a las hormigas león una mayor probabilidad de atrapar presas.

Agujeros cavados por larvas de hormiga león

Agujeros excavados por larvas de hormiga león (Crédito de la foto: BLUR LIFE 1975/Shutterstock)

Las noches más brillantes, para aquellos animales que dependen de su visión, pueden ayudar a las presas a detectar a los depredadores que se acercan. Un estudio realizado en Argentina encontró que las especies que dependen de señales visuales, como el conejo tapeti y el corzo, eran más activas durante las noches más brillantes para buscar alimento y detectar posibles depredadores, mientras que especies como las zarigüeyas y los armadillos (con mala vista) no mostraron ninguna diferencia. en sus patrones de movimiento sobre las diferentes fases de la luna.

La luna y el comportamiento de apareamiento

Para los tejones, su ritmo circadiano dicta cuándo se reproducen. Un ritmo circadiano es como un reloj biológico interno que está en sintonía con el movimiento de 24 horas del sol y la luna. Durante la luna nueva, los tejones marcan su territorio y orinan, lo que ayuda a los machos a localizar una posible pareja. La oscuridad de la luna nueva podría protegerlos de los depredadores y brindarles el momento ideal para realizar sus prolongados rituales de apareamiento, ¡que duran entre 60 y 90 minutos!

Badger forrajeando en la noche

Tejón forrajeando en la noche (Crédito de la foto: Jamie Hall/Shutterstock)

Ciertas especies de búhos, como el búho real euroasiático, se vuelven más activos durante la luna llena, tanto en términos de llamadas de apareamiento como en el alarde de sus plumas ante posibles parejas. Esto podría deberse a que las plumas de los búhos son más visibles cuando se muestran a la luz de una luna más brillante.

El desove masivo de la Gran Barrera de Coral es el evento natural más espectacular causado por la luna. El desove siempre tiene lugar entre octubre y diciembre, justo después de la luna llena, y utiliza el ciclo lunar. El arrecife está situado en el Océano Pacífico, frente a la costa noreste de Australia, y consta de alrededor de 400 tipos de corales. El ciclo lunar actúa como el desencadenante principal del desove de los corales, donde todos los corales liberan sus óvulos y espermatozoides al mismo tiempo para la reproducción.

Desove de coral en la Gran Barrera de Coral

Desove de coral en la Gran Barrera de Coral (Crédito de la foto: Diver_adventures/Shutterstock)

La luna y la migración

El ciclo lunar nos da una idea del tiempo, lo que nos permite estudiar especies que son escurridizas y solo activas durante la noche. Por ejemplo, los patrones de migración y los movimientos cíclicos diarios del chotacabras europeo, que es nocturno, pueden estudiarse sincronizándolos con los patrones del ciclo lunar. Sin embargo, la contaminación lumínica en la era moderna está interrumpiendo el ritmo natural de la vida debajo de la luna.

Conclusión

El ciclo lunar afecta a los animales en forma de intensidad de la luz, atracción gravitatoria y maremotos, entonces, ¿por qué no debería afectar también a los humanos?

Los científicos han investigado los posibles vínculos entre las fases de la luna y el comportamiento humano en una variedad de situaciones, que incluyen la concepción, el nacimiento, las visitas a las salas de emergencia, los eventos cardíacos, los episodios psiquiátricos, las lesiones deportivas, la agresión, el crimen e incluso el ascenso y la caída. del mercado de valores. Sin embargo, no existe una teoría científica sólida que relacione estos sucesos con el ciclo lunar. Hay un estudio que muestra que las personas duermen menos a la luz de la luna llena, pero no existe una conexión comprobada con otros fenómenos.

La razón podría ser que nuestra moderna inundación de luz artificial no nos permite diferenciar entre lunas llenas y nuevas. Tal vez hubo un tiempo antes de este desarrollo reciente, cuando la luna realmente impactó la vida humana en la Tierra, ¡pero esos días están en el pasado!

Lectura sugerida

¿Te resultó útil este artículo

Sí No