Covid-19: dar nombres de constelaciones a nuevas variantes no atrae a los astrónomos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está considerando actualmente la nomenclatura de las variantes del coronavirus SARS-CoV-2. De hecho, si las variantes agotan todas las letras del alfabeto griego, habrá que encontrar otra solución. En particular, se trata de elegir nombres de constelaciones. Además de ser una idea bastante extraña, los especialistas en estrellas estarían en contra.

Un cambio de nomenclatura en estudio

A principios de 2021, la cuestión de cómo nombrar las variantes del coronavirus actual había aparecido. En ese momento, las primeras variantes tomaron el nombre de su región de origen: “inglés”, “brasileño”, “indio” o incluso “sudafricano”. Sin embargo, estas denominaciones fueron estigmatizante y sin sentido. El 1 de junio de 2021, la OMS decidió proponer una nueva nomenclatura basada en el alfabeto griego. Así, comenzamos a oír hablar de variantes “alfa” o “delta”, palabras que siempre resultaban más cómodas que los nombres científicos que a menudo eran difíciles de pronunciar.

Solo aquí, si la nueva nomenclatura es indudablemente algo positiva, el coronavirus SARS-CoV-2 está experimentando una serie de cambios. Algunos son preocupantes y otros no. La entrada de una variante en la nomenclatura se realiza en caso de preocupación por la salud pública. La última variante es Mu, la duodécima letra del alfabeto griego. Pero, ¿y si tuviéramos que hacerlo? enfrentar una falta de letras ¿Griego?

variante delta covid-19
Crédito: Diy13 / iStock

¿Dioses griegos o constelaciones?

La respuesta a este problema se puede encontrar en un artículo publicado por El Telégrafo el 7 de agosto de 2021, relatando una entrevista con la epidemióloga Maria Van Kerkhove a cargo de la vigilancia de Covid-19 para la OMS. El interesado explicó que hoy la organización reflexiona sobre esta cuestión, que no es en absoluto baladí. De hecho, podría producirse un cambio de nomenclatura, pero primero sería necesario que las 24 letras griegas ya están tomadas por variantes de preocupación. Esto puede parecer mucho, pero nada es imposible.

Maria Van Kerkhove indicó que la idea de nombrar las próximas variantes con nombres de dioses y diosas griegos había sido mencionado. Sin embargo, este fue rápidamente llamado extraño. Desde entonces, otra idea ha ido ganando terreno: los nombres de las constelaciones. Esto evitaría estigmatizar a un grupo de personas o un lugar. También se reduciría el riesgo de saturación. En efecto, nuestro cielo está dividido en 88 constelaciones desde el trabajo del astrónomo Eugène Delporte en 1930.

Desafortunadamente, esta última idea realmente no atrae a los astrónomos. En particular, el astrofísico francés Eric Lagadec publicó un tweet el 2 de septiembre, creyendo que no era una buena noticia. Hay que decir que las terminologías propias del mundo médico y el de la astronomía no son realmente compatibles. Según los observadores, se trata de una combinación de ideas que podrían generar una connotación negativa en los nombres de las constelaciones. En otros casos, esta misma asociación puede no expresar la gravedad total de una variante. Por tanto, la OMS debería encontrar un otra idea más neutra y lógica mientras espera que se agoten todas las letras griegas a medida que aparecen las variantes.