¿Cuál es el color real del pelaje de un oso polar? » ABC de la ciencia

Los osos polares se mezclan con su entorno nevado y, aunque la nieve que los rodea es blanca, su pelo no lo es. Entonces, ¿por qué aparecen blancos?

Probablemente le resulte difícil detectar a los grandes y corpulentos osos del Polo Norte en su hábitat natural. ¡Puedes confundirlos con una enorme pila de nieve, a menos que decidan sacar sus narices negras!

Ahora, si te preguntara el color del pelaje del oso polar, probablemente dirías: “¡Blanco, obviamente!” Sin embargo, la naturaleza hace honor a su reputación de jugarnos malas pasadas, y este es uno de esos casos.

Polar,Oso,Cachorro,Está,Tumbado,Y,Tomando el sol,En,El,Blanco

Un oso polar se integra bien en su entorno (Crédito de la foto: Tikhomirov Sergey/Shutterstock)

¿Cómo es el pelaje de un oso polar?

Nunca escucharás a un oso polar exclamar: “Brrrr, hace frío”. Se han adaptado muy bien a las temperaturas escalofriantes del Ártico. Cada oso se pone un abrigo de piel de doble capa. Cuando llega el invierno, el pelaje se vuelve tan espeso que cada centímetro cuadrado tiene entre 9 y 16 mechones de cabello. El pelo exterior grueso de un oso polar protege su capa inferior y se llama pelo protector. Son estas capas las responsables del color real del pelaje del oso.

Cada hebra de cabello protector es transparente, lo que significa que tiene un núcleo hueco sin pigmentos de color. La capa interna, que es una capa compuesta por cabello más delgado, también es incolora, pero a diferencia del cabello protector, no está hueca.

Estas propiedades físicas del cabello le permiten utilizar la luz de una forma muy beneficiosa para su estrategia defensiva y depredadora de camuflaje.

Si el pelaje no es blanco, ¿por qué se ve blanco?

Si el pelo de estos osos es hueco e incoloro, ¿por qué parece tan blanco? La respuesta está en la física de la luz. El pelo protector hueco absorbe la luz que el sol baña al oso, creando trucos ópticos.

Dispersión de la luz

Cuando un rayo de luz encuentra un obstáculo, sufre una desviación en su dirección, por lo que se dispersa. Las longitudes de onda cortas de luz tienden a dispersarse más que las longitudes de onda más largas. Los amaneceres y atardeceres, y los coloridos tonos que crean, son ejemplos de este fenómeno de dispersión de la luz.

Cuando los rayos del sol golpean el pelaje transparente de un oso polar, cada cabello absorberá cierta cantidad de luz. Cada fibra de cabello tiene varios puntos de dispersión que actúan como obstáculos individuales.

pelo de oso

Dispersión de luz debido al tallo del cabello del oso polar

Al chocar con estos puntos, la luz comienza a rebotar contra las paredes internas del tallo del cabello, desencadenando una cadena de dispersión. Posteriormente, este efecto de dispersión se agrava aún más, ya que la dispersión en los otros tallos del cabello es sostenida por los presentes en las inmediaciones. Esto ayuda a amplificar el efecto de dispersión de la piel.

Por lo tanto, la luz retrodispersada es el resultado de la reflexión de todas las longitudes de onda del rango visible. Dado que ninguna de las longitudes de onda se absorbe, nuestros ojos perciben la luz que emana como blanca.

¿La dispersión y el reflejo le suceden a otros animales con pelaje blanco? Para averiguarlo, los científicos probaron las hebras de cabello de diferentes animales blancos y peludos y descubrieron que solo la hebra de cabello del oso polar tenía un núcleo en forma de tubo con varios puntos de dispersión en su interior.

La luz puede intensificarse más, debido a más partículas que dispersan la luz, como la proteína de queratina y otras partículas de sal que forman el mechón de cabello. Los osos polares incluso pueden recolectar estas partículas de sal mientras nadan en el agua salada del océano. Más cristales de sal en el cabello significa más dispersión de luz en la superficie del cabello.

El material que conforma nuestro cabello, piel y uñas, también conforma el cabello o pelaje del oso polar. Emanando un color ligeramente blanquecino, esta proteína de queratina refuerza el blanco del pelaje del oso.

Polar, oso, (ursus, maritimus),

El abrigo de piel de un oso polar parece blanco y refleja el sol (Crédito de la foto: Vaclav Sebek/Shutterstock)

¿La piel del oso polar es blanca?

Debajo de todo el pelaje se encuentra… ¡piel negra! Si tuvieras que afeitar a un oso polar, se parecería mucho a su primo, el oso negro.

Sección de ilustración de piel y pelaje de músculo de oso polar

Capas de la piel de un oso polar (Crédito de la foto: BlueRingMedia/Shutterstock)

Cuando los rayos de luz entran en contacto con el espeso pelaje del oso polar, solo se retrodispersa una pequeña cantidad de luz. El resto de la luz se absorbe debido a la fuerte propiedad de absorción de la piel negra del oso.

El pelaje de un oso polar absorberá gran parte de la luz ultravioleta que lo incide. Nos ponemos protector solar para protegernos de los dañinos rayos UV, pero los osos polares usan los rayos UV para su beneficio. Con una asombrosa eficiencia del 95 %, su pelaje blanco es capaz de convertir la radiación solar en calor, lo que proporciona a los osos el calor que tanto necesitan.

Amarillo, gris, naranja, marrón… ¿cómo te gusta tu oso polar?

Como se dijo antes, la luz solar directa hace que el oso polar sea más blanco, pero ¿y si es un día nublado y sombrío? ¡Verías que el oso polar también se ve pálido y gris! A partir de la naturaleza reflectante del cabello del oso polar, tiene sentido que su pelaje se parezca ligeramente al color que tiene debajo. Al atardecer, es posible que incluso veas osos con una apariencia roja o naranja.

El pelaje de un oso polar puede variar de color según el entorno y las condiciones de iluminación.

El pelaje de un oso polar puede variar de color según el entorno y las condiciones de iluminación.

¿Osos polares verdes?

Si esto suena ridículo, no estás solo. Todos se sorprendieron al ver que algunos osos polares cautivos se volvían verdes, pero hay una explicación válida para esto.

Cuando los osos polares se alojan en corrales de concreto en el zoológico, su pelaje se vuelve más propenso a los rasguños por todo el movimiento que hacen. Esto provoca la formación de pequeños agujeros en los mechones de cabello que permiten que las algas del estanque entren y se reproduzcan dentro del mechón de cabello, y donde hay algas, hay algo verde. Esto no sucede en el Ártico, ya que no hay absolutamente ninguna forma de que estas algas puedan sobrevivir a temperaturas tan frías.

Polar,Oso,En,Zoo,Caminando,Derecha

Un oso polar en cautiverio con pelaje verdoso (Crédito de la foto: Gabrielle Hovey/Shutterstock)

Una palabra final

Al ver las muchas formas en que el pelaje del oso polar puede usar la ciencia de la luz para cambiar de color, la gente pensó que algunas propiedades ópticas también podrían estar asociadas con ellos. Sin embargo, después de algunos experimentos, se consideró que este no era el caso.

Como cualquier otro descubrimiento científico, el pelaje de un oso polar que cambia de color conmocionó a la mayor parte del mundo. Realmente es sorprendente ver hasta qué punto se adapta una criatura para aumentar sus probabilidades de sobrevivir. ¡Estos grandes osos blancos no son solo embajadores del Norte, sino también maestros del engaño que manipulan los colores!

Lectura sugerida

¿Te resultó útil este artículo

Sí No