cuando los astronautas de la NASA se rebelan

En las misiones Apolo recordamos especialmente a Neil Armstrong o el decimotercer vuelo del programa que estuvo a punto de convertirse en tragedia. Sin embargo, el Apolo 7 también pasó a la historia con muchos hitos, ¡incluido el primer motín espacial! Entre poner en peligro la vida de los astronautas, resfriados y negativa a seguir órdenes, aquí está la historia de los pioneros de la rebelión en la ingravidez.

El trauma del Apolo 1

Durante una sesión de prueba de la misión Apolo 1 en enero de 1967, estalló un dramático incendio en el módulo de comando. El número de víctimas es pesado, el trauma inmenso. La muerte por asfixia de los tres astronautas estadounidenses conmociona opinión pública. Los poderes políticos empiezan a dudar de la viabilidad de los vuelos tripulados a la Luna.

Sin embargo, la conmoción es ciertamente aún mayor en la NASA, y especialmente entre los astronautas. Quienes han perdido a tres amigos sí sienten el miedo de ver cancelado el programa. Esto significaría entonces que sus camaradas murieron en vano. Afortunadamente, se da permiso para continuar al programa Apolo, pero esto se está quedando atrás. De hecho, después de la tragedia, la comisión de investigación revela muchas anomalías de diseño, especialmente en el módulo de comando. Desde hace más de año y medio, los ingenieros del programa espacial estadounidense trabajan por tanto para solucionarlos para que no vengan otras muertes a enlutar la carrera por la Luna.

El lanzamiento del Apolo 7 y las hostilidades

Después de extensas pruebas sin tripulación, el nuevo modelo del módulo de comando se considera lo suficientemente seguro como para enviar astronautas al espacio. Por lo tanto, el 11 de octubre de 1968 está previsto el lanzamiento del Apolo 7, la primera misión tripulada del programa lunar de la NASA. El objetivo es preparar futuros vuelos en órbita baja probando en particular el nuevo módulo de mando.

Los astronautas Walter Schirra, Donn Eisele y Walter Cunningham ocupan sus lugares en la parte superior de la nave. La NASA mantiene el vuelo en marcha, a pesar de vientos bastante fuertes, pero que no tienen la fuerza suficiente para abortar el lanzamiento según criterios de seguridad. Para Walter Schirra, quien oficia como comandante de la misión, el programa espacial estadounidense está comenzando a jugar nuevamente con la vida de los astronautas, lo que lo enfurece contra el centro de control ubicado en Houston, Texas. Los fantasmas del Apolo 1 aún se ciernen cuando comienza la cuenta regresiva…

Los rebeldes del Apolo 7 rechazan las órdenes
De izquierda a derecha, Donn Eisele, Walter Schirra y Walter Cunningham (créditos: NASA)

Una tripulación que sigue el orden de la misión más que las instrucciones

Afortunadamente, el lanzamiento fue un éxito y marcó el primer vuelo tripulado del programa Apolo. La tripulación comienza inmediatamente su trabajo. En el programa, una delicada maniobra de encuentro. La NASA luego pide a los astronautas que transmitan la maniobra. en vivo en la televisión estadounidense. siempre gruñón, Walter Schirra se niega para que no perturbe la misión.

De hecho, el canal de video no ha sido probado y no fue no previsto en el cronograma de la maniobra a ser retransmitida. Además, el comandante está empezando a tener un resfriado y todavía no ha comido. El centro de control registra la negativa a obedecer las instrucciones. No será la última vez. Para Walter Schirra, si la NASA no sigue las reglas, su tripulación tampoco tiene que hacerlo.

Imágenes de la primera retransmisión televisiva de la misión Apolo 7 (créditos: NASA)

Los gérmenes y un olor a rebelión están en el aire

Después de varios días en órbita, los tres astronautas ahora están todos enfermos. Un resfriado desagradable recorre el módulo de mando, lo que dificulta la misión. En ausencia de gravedad, la mucosidad no fluye correctamente, a pesar de tomar medicamentos desarrollados para hacer frente a esta eventualidad. Sus senos paranasales y tímpanos están bloqueados.

Walter Schirra está cada vez más irritable y discute sobre las órdenes de Houston. Por ejemplo, comenta sobre una prueba durante la misión: “ Quiero encontrar el nombre del idiota al que se le ocurrió esta prueba. Quiero encontrarlo y quiero hablar con él personalmente cuando baje de allí.“. Los otros miembros de la tripulación, a su vez, se quejaron en particular del sistema de recolección de desechos humanos. Entonces no estamos lejos de una rebelión en órbita terrestre baja.

Estalla el motín espacial

El clímax de este conflicto llega al final de la misión. Los astronautas se niegan a usar cascos y guantes al regresar a la atmósfera terrestre. Según ellos, el traje les impediría sonarse la nariz o taparse la nariz para igualar la presión en su sistema otorrinolaringológico, lo que les hace temer que les revienten los tímpanos. Este es, sin embargo, una¡un requisito inaceptable para la NASA! Los riesgos de despresurización del módulo y golpes en la cabeza son demasiado grandes.

Walter Schirra cierra el debate respondiendo a Deke Slayton, el legendario astronauta jefe de la agencia:“Puedes venir aquí y ponérnoslos”. Capitán único a bordo, Walter Schirra lidera el primer motín espacial y obligó a Houston a ceder. Aterrizan el 22 de octubre sin incidentes, sin casco, con bolsas de comida colgadas de los asientos para protegerse el cuello.

Un éxito indiscutible a pesar del primer motín espacial

Primera transmisión en vivo de astronautas estadounidenses por televisión, número récord de días para una misión tripulada, primeras comidas calientes servidas en órbita, pruebas exitosas del módulo de comando… Apolo 7 es un gran éxito ! La misión acercó a la NASA a la Luna a pesar de la rebelión de la tripulación. El motín de 0G fue incluso instructivo para los psicólogos de la agencia.

Desconocemos el contenido de las discusiones sobre el regreso a la Tierra de los astronautas y el contenido de las sanciones. No obstante, Donn Eisele, Walter Cunningham y Walter Schirra nunca más se dirigirá al espacio después de su motín espacial. Los dos primeros permanecieron en la NASA, pero se mantuvieron alejados de la plataforma de lanzamiento. En cuanto a Walter Schirra, se retiró después del Apolo 7. Irónicamente, posteriormente prestó su imagen en televisión para comercialespara promocionar Actifed, una versión de consumo de la medicina para el resfriado que tomó en la misión. Ojalá este remedio tuviera un mejor efecto en su cuenta bancaria que en su relación con Houston…