Descubrir oxígeno en un planeta no implica necesariamente la presencia de vida.

Un reciente estudio europeo tiende a modificar las certezas de la ciencia sobre el oxígeno. En efecto, este estudio estipula que la presencia de oxígeno en un lugar no necesariamente va acompañada de la de vida.

Una fuente de oxígeno no relacionada con la vida.

Todos recuerdan parte de los cursos de Ciencias de la Vida y de la Tierra en la universidad: oxígeno en la Tierra proviene de organismos fotosintéticos. Estos absorben dióxido de carbono (CO2) así como la energía de los rayos solares (y agua) antes de liberar oxígeno (O2). Sin embargo, este fenómeno bastante complejo implica la presencia de vida. En astronomía, este conocimiento ha llevado a los científicos a centrarse en la presencia de oxígeno como parte de su búsqueda de vida fuera de la Tierra, específicamente la búsqueda de exoplanetas habitables.

Sin embargo, encontrar oxígeno no implica necesariamente la presencia de vida. Esta afirmación es de investigadores franceses, suecos y británicos cuyo estudio fue objeto de una publicación en la revista Avances de la ciencia el 19 de agosto de 2022. De hecho, los líderes del estudio descubrieron un fuente de oxígeno no dependiente de la vida. Sobre todo, la vida no está involucrada en absoluto en este asombroso caso.

exoplaneta-GJ-1132b-1
El exoplaneta GJ-1132b-1, cuya atmósfera es bastante densa en oxígeno.
Créditos: MPIA

Un fenómeno particular en el trabajo

Según los investigadores, se trata de un oxígeno abiótico de dióxido de azufre, esta última particularmente presente en la superficie de muchos cuerpos celestes con actividad volcánica. La radiación de alta energía de una estrella es capaz de ionizar la molécula de dióxido de azufre, es decir, agregarle o quitarle cargas. A continuación, la molécula en cuestión se ve obligada a reorganizarse en un sistema de doble carga positiva. Así, los átomos de oxígeno del dióxido de azufre (SO2) comienzan a alejarse de los del azufre (S). Este fenómeno tiene un nombre: falta de vivienda. Al final, los dos átomos pueden fragmentarse en nuevos compuestos y dar oxígeno en particular.

Los científicos creen que este descubrimiento ayuda a explicar por qué la atmósfera de ciertos cuerpos celestes contiene oxígeno. Sin embargo, estos cuerpos no presentan sin rastro de vida, excepto posiblemente dióxido de azufre. Además, esta investigación puede aportar información sobre los inicios de la presencia de oxígeno en la Tierra. De hecho, el anhídrido sulfuroso -pero también otros elementos- probablemente contribuyeron a liberar una pequeña cantidad de oxígeno antes de la gran oxigenación de la atmósfera terrestre no comienza