Después de 60 años, los barómetros naturales de la presión arterial del cuerpo humano finalmente revelaron

La ubicación de los barómetros naturales de la presión arterial de nuestro cuerpo había eludido a los científicos durante más de sesenta años. Ahora es historia antigua. Los investigadores esperan que esta información dé lugar a nuevos tratamientos para la presión arterial alta.

Ya a fines de la década de 1950, se postuló que las células que expresan renina (una hormona producida por los riñones) desarrollaron un mecanismo para detectar la presión arterial. En concreto, este último sería capaz de detectar ligeros cambios de presión y, en consecuencia, liberar cantidades precisas y sincronizadas de renina para controlarla. Por el contrario, la ubicación y la naturaleza de estos “sensores de presión” naturales siempre han eludido a los científicos.

En un estudio reciente, la Dra. Maria Luisa S. Sequeira-Lopez y su equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia finalmente revelaron la ubicación de estos barómetros naturales del cuerpo humano. También detallan cómo funcionan y cómo pueden ayudar a prevenir problemas de presión arterial alta (hipertensión) o presión arterial baja (hipotensión). Los detalles del estudio se publican en la revista Circulation Research.

Caracterizar los “barómetros” naturales del cuerpo humano

Para este trabajo, los investigadores expusieron in vivo (en modelos de ratón modificados genéticamente) células que expresan renina a presión arterial alta o baja. También aplicaron estímulos mecánicos directos (presión o estiramiento) a las células cultivadas en placas de Petri.

Estas acciones indujeron cambios significativos en la expresión del gen de la renina (Ren1) y en el fenotipo de las células que expresan esta hormona. Estos experimentos demostraron que el famoso mecanismo de detección de presión natural de nuestro cuerpo en realidad residía en estas celdas.

presión arterial
Créditos: Pixabay / CC0 dominio público

Se dice que este muy buscado “barorreceptor” es un “mecanotransductor” ubicado dentro de las células que expresan renina. Este mecanotransductor detecta cambios en la presión fuera de la célula y luego transmite estas señales mecánicas al núcleo celular, de manera muy similar a la forma en que la cóclea en nuestro oído convierte las vibraciones del sonido en impulsos nerviosos para nuestro cerebro.

En última instancia, cuando estos barorreceptores detectan demasiada presión fuera de la célula de renina, la producción de la hormona es limitada. Por el contrario, una presión arterial demasiado baja estimula la producción de más renina. Según los autores del estudio, este maravilloso mecanismo es vital para la capacidad del cuerpo de mantener la presión arterial correcta.

Estoy muy emocionado con este descubrimiento, pero también con el trabajo por venir.“, Destaca la Dra. María Luisa S. Sequeira-López. “El siguiente paso será determinar cómo podemos utilizar la información para desarrollar terapias contra la hipertensión“.


.