¿Dónde y cuándo se domesticaron los caballos por primera vez?

Un nuevo artículo publicado en la revista Nature, respaldado por el análisis de 273 genomas de caballos antiguos, determina cuándo y dónde se domesticaron por primera vez los caballos modernos. Ve a las estepas de Eurasia occidental, hace 4.200 años.

Durante décadas, los científicos han tratado de averiguar cuándo y dónde se domesticaron por primera vez los caballos modernos. Finalmente resolvieron el misterio. Después de haber recolectado y secuenciado 273 genomas de caballos antiguos, un equipo de 162 autores liderado por Ludovic Orlando, paleogenetista y director de investigación del Centro de Antropobiología y Genómica de Toulouse, concluye que estos animales fueron domesticados allí. unos 4.200 años en las estepas del sur de Rusia, cerca de la intersección de los ríos Volga y Don.

Un verdadero trabajo de detective

Inicialmente, los investigadores habían centrado su atención en las estepas kazajas, donde las excavaciones de los antiguos asentamientos de Botai sugirieron que estos pastores fueron de los primeros en domesticar caballos, como lo demuestran los pocos fragmentos de huesos de caballo y vasijas de barro cubiertas. De lo que parecía ser leche de yegua encontrada. allí.

En 2018, un equipo de investigadores, incluido el Dr. Orlando, sin embargo, secuenció los genomas de estos huesos de Botai. Para su sorpresa, resultó que estos caballos habían no “parió” a los caballos modernos. En realidad, se presentaban como los antepasados ​​directos de los caballos de Przewalski, una línea fornida considerada hoy como los últimos caballos salvajes del planeta. Resultó que los Przewalskis eran más bien los salvajes descendientes de sirvientes.

Además, el enigma de los orígenes de los caballos modernos seguía sin resolverse, lo que llevó a los investigadores hasta ahora centrados en las estepas kazajas a extender su trabajo a toda Eurasia.

Ya en 2016, el Dr. Orlando y su equipo comenzaron a recolectar todos los huesos de caballos antiguos que pudieron tener en sus manos, lo que hizo posible mapear los genomas de los caballos en el tiempo y el espacio. Poco a poco, el origen de los caballos se fue aclarando. Hace poco más de un año, finalmente pudieron localizar con precisión la ubicación: la región del Volga-Don, en la Rusia actual.

caballos
Crédito: DaronHerbert / Pixabay

Un punto de inflexión para la humanidad

Con base en este conjunto de datos, los investigadores también encontraron que los caballos modernos exhibían dos marcadas diferencias genéticas en comparación con otras líneas antiguas: un gen ligado a la docilidad y otro a una columna más fuerte. Verdaderos síntomas de la domesticación, estos rasgos han permitido a estos animales transformar fundamentalmente la movilidad y la guerra de largo alcance en las sociedades humanas.

Finalmente, el estudio también anula una teoría preexistente que sugiere que un pueblo pastoril llamado Yamnaya pudo migrar a caballo en grandes cantidades a Europa hace unos 5.000 años. Este trabajo no destaca ninguna evidencia de tal domesticación. Para los autores, es más probable que los bueyes fueran el factor impulsor de su expansión.


.