el calentamiento ya habría iniciado un derretimiento durante varios siglos

Un nuevo estudio sostiene que hagamos lo que hagamos ahora, la capa de hielo de Groenlandia seguirá perdiendo masa durante los próximos siglos en respuesta al calentamiento global observado. Los resultados fueron publicados en la revista científica MÁS UNO el pasado 10 de enero.

La inercia con la que los casquetes polares responden a las variaciones climáticas les impone constantes de tiempo que van desde una década hasta un milenio. De hecho, incluso si lográramos limitar el aumento de la temperatura durante las próximas décadas, la pérdida de masa de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida continuaría durante algún tiempo.

En un nuevo estudio, un grupo de científicos argumenta que el calentamiento observado desde 1850 seguirá influyendo en la capa de hielo de Groenlandia durante varios siglos, incluso milenios. De hecho, la capa de hielo no está en equilibrio con el clima actual y ya se registra un cierto derretimiento, hagamos lo que hagamos. Sin embargo, no se equivoquen al respecto: cuanto mayores sean los esfuerzos para limitar el cambio climático, menor será esta proporción de irreversibilidad.

Capa de hielo de Groenlandia y variaciones climáticas: ilustración de una respuesta retardada

Las simulaciones realizadas por los investigadores cubren los últimos 125.000 años e ilustran el desfase temporal entre las variaciones climáticas y el retorno al equilibrio del casquete polar. ” Los volúmenes máximos y mínimos de hielo alrededor de -18 000/-17 000 años y -6 000/-5 000 años siguen los respectivos extremos climáticos de varios miles de años, lo que implica que la respuesta del hielo de Groenlandia va muy por detrás de los cambios climáticos. ”, informa el estudio en su resumen. Estos modelos paleoclimáticos confirman y apoyan la idea deirreversibilidad del mismo tipo para cambios de corriente.

Además, este cambio se proyecta hacia el aumento del nivel del mar, que también continuará durante varios siglos o milenios después de que el clima se estabilice. Así, aunque la respuesta del casquete comienza poco después de que éste haya comenzado a cambiar, su equilibrio se desarrolla durante tiempos mucho más prolongados. Entre los diversos procesos involucrados se encuentran la lenta penetración de las variaciones térmicas en las múltiples capas que componen la capa de hielo.

En la animación presentada arriba, podemos ver el espesor del hielo (a la izquierda, en metros) y la velocidad a la que fluye hacia el océano por efecto de su propio peso (a la derecha, en metros por año). Al igual que los ríos, los glaciares de salida canalizan el movimiento del hielo hacia el océano. En el diagrama inferior, encontramos la evolución del volumen del hielo (curva azul) y la de la temperatura (curva multicolor) deducidas de la relación isotópica del hielo en oxígeno-18. Tenga en cuenta las diversas fluctuaciones que se han producido desde el último interglacial, hace 125.000 años.


.