El cohete más potente del mundo lleva tres años sin volar. Este es el por qué.

El Falcon Heavy está a punto de volver a rugir tras más de tres años de ausencia. El cohete de SpaceX, el más poderoso actualmente en el mercado, despegará como parte de una misión para la Fuerza Espacial de EE. UU. ¿Cómo explicar tal ausencia?

Si todo sale según lo planeado, se lanzará un Falcon Heavy el 1 de noviembre siguiente de florida La misión, conocida como USSF-44, tiene como objetivo desplegar dos cargas útiles de la Fuerza Espacial de EE. UU. en órbita geosincrónica (GEO). Será la primera misión espacial de seguridad nacional que utilice Falcon Heavy y la primera misión de SpaceX en volar directamente a la órbita geosincrónica.

Además, este será el primer vuelo de este increíble cohete desde junio de 2019. Durante los últimos tres años, SpaceX ha lanzado más de un centenar de misiones con el Falcon 9. Surge entonces una pregunta: ¿Por qué el Falcon Heavy se quedó en el garaje?

Una clientela específica

Dos factores pueden explicar esta ausencia. Por un lado, está la demanda. El Falcon Heavy es un lanzador pesado capaz de entregar más 70 toneladas de carga útil en órbita terrestre baja. Sin embargo, la mayoría de los operadores de satélites (los principales clientes) no necesitan tal potencia de fuego. Por eso recurren a lanzadores medianos como el Falcon 9, cuyos lanzamientos son menos costosos. Además, SpaceX está vendiendo un vuelo Falcon 9 por alrededor de $ 67 millones y se necesita treinta millones más para el Halcón Pesado. Entonces, ¿por qué pagar más cuando puedes gastar menos por el mismo servicio?

halcón pesado spacex
El cohete SpaceX Falcon Heavy despega desde Cabo Cañaveral, Florida. Crédito: NASA

retrasos del cliente

Los cohetes grandes (como el Falcon Heavy, el Ariane 5 o el Delta IV Heavy de United Launch Alliance) se utilizan con mayor frecuencia para misiones gubernamentales. Estas misiones son menos numerosas, pero no obstante regulares. Más recientemente, Ariane 5, por ejemplo, se distinguió con el lanzamiento del telescopio James Webb el año pasado antes de continuar con dos misiones este año. El Delta IV Heavy también ha sido lanzado tres veces desde que despegó el Falcon Heavy por última vez.

Así, el único factor de “demanda” no es suficiente para explicar completamente estos tres años de ausencia. El segundo factor es entrega tardía de cargas útiles, que no es responsabilidad de SpaceX. De hecho, varios lanzamientos planeados de Falcon Heavy se han pospuesto varias veces debido a problemas con sus satélites. A modo de ilustración, el USSF-44, cuyo lanzamiento está previsto para noviembre, estaba originalmente programado para despegar a fines de 2020. La misión Asteroid Psyche de la NASA es otro ejemplo. La nave espacial, que visitará el asteroide del mismo nombre, se lanzará este otoño. Finalmente, los problemas de software retrasaron el despegue hasta julio de 2023.

Sin embargo, este período de escasez a priori pronto no será más que un recuerdo lejano. El manifiesto de Falcon Heavy está bien lleno de más deuna decena de lanzamientos pendientes, incluidos seis en nombre de la NASA. Entre ellos se encuentran el de la misión Europa Clipper en 2024 y el del Telescopio Nancy Grace Roman en 2026.