El congelamiento de la Antártida es más antiguo de lo que pensábamos