“El entierro en la cama”, una costumbre de la Edad Media

Las prácticas sepulcrales siempre han estado en función de la civilización y el tiempo y, a menudo, estaban vinculadas a la religión y la promesa de una vida futura. Prueba de ello son las tumbas egipcias destinadas a los grandes gobernantes de antaño, las gigantescas pirámides o los funerales vikingos en los que se quemaba al difunto con el barco y se colocaban aquí y allá los objetos de valor para llegar al Valhalla. También en Europa, los entierros tienen sus propias peculiaridades. La costumbre atípica del entierro en la cama es un buen ejemplo.

Camas funerarias reservadas exclusivamente para mujeres

Emma Brownlee, arqueóloga del Instituto McDonald para la Investigación Arqueológica de Cambridge (Inglaterra), y su equipo han publicado los resultados de los análisis de 72 casos de entierros en camas que datan de la Europa medieval. Según su trabajo, este tipo de entierro permanece extraño, al menos según las excavaciones realizadas hasta el momento, y sólo atañen al sexo femenino que habría ocupado un lugar destacado en la sociedad medieval. Esta práctica funeraria comenzó después del siglo VII en Inglaterra.

Además, Emma Brownlee afirma que el cristianismo desempeñó un papel importante en el entierro en la cama, como lo demuestran los adornos religiosos, como las cruces adornadas con la madera de la construcción de la cama. Se trataría de mujeres que difundieron la fe cristiana, en un momento en que ésta cobraba fuerza en todo el mundo conocido.

réplica de entierro en la cama
La ‘Princesa sajona’, una reproducción de un entierro en cama en el Museo Kirkleatham (Reino Unido). Créditos: Prioryman/Wikimedia – CC por 3.0

Entierro en cama en Europa, práctica que por el momento tiene su origen en los coptos de Egipto

Este procedimiento mortuorio ya se encontraba unos cientos de años antes, en egipto copto (donde residían los cristianos egipcios) alrededor del siglo III. Luego se perpetuó en Europa occidental, habiendo inspirado la moda bizantina ciertas costumbres dentro de las tierras europeas.

Estas costumbres se encontraron en particular en Eslovaquia, donde se descubrió el entierro mas antiguo que contiene un esqueleto postrado en cama: la tumba de Poprad-Matejovce. Además, la forma de la cama sorprende, ya que más bien sugiere una especie de sofá (foto de abajo).

El entierro en el lecho del barco Oseberg (Noruega) del año 834 representa el hallazgo el más famoso. Encontró a dos mujeres en su ropa de cama ricamente decorada con columnas lujosamente talladas para la época.

Inglaterra camas de entierro
Los diferentes lechos encontrados en las tumbas. a) Trossingen. (b) Catedral de Colonia. (c) Poprad-Matejovce. (d) Oberflacht 23. (e) Swallowcliffe Down. f) Osberg. Fotografía: (a) por M Schreiner © Archäologisches Landesmuseum Baden-Württemberg. Dibujos: (b, e, g) por G Speake. (c) por N Lau. (d) por F von Durrich y W Menzel. (b, e, g) © Inglaterra histórica. Créditos: Emma Brownlee et al./Taylor & Francis Online

Innumerables investigaciones se centran en las tumbas de civilizaciones antiguas y estos descubrimientos nos permiten comprender un poco mejor los ritos y la vida de estos antepasados ​​desaparecidos. Recientemente, por ejemplo, los arqueólogos desenterraron una tumba de barco en Noruega, ubicada bajo tierra.

Hoy en día es costumbre enterrar a nuestros seres queridos en un cementerio comunal o incinerar sus restos y guardar las cenizas dentro de una urna funeraria. Sin embargo, es completamente legal enterrar un ataúd en nuestro jardín (respetando ciertas medidas).