El equipo de la NASA quiere enviar una sonda de 1000 AU desde el Sol

Un equipo de la NASA está trabajando en el desarrollo de una nueva misión para sondear el medio interestelar. Este proyecto muy ambicioso tendría como objetivo responder preguntas que las sondas de la Voyager no podrían dejar de responder.

Las sondas Voyager 1 y 2 han estado operando en el espacio interestelar durante varios años. Aquí, donde el Sol ya no es el rey del todo, las dos naves arrojaron datos interesantes que permitieron sondear la composición de este espacio. Sin embargo, el objetivo principal de este programa era recopilar datos científicos sobre los planetas exteriores de nuestro sistema, a saber, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Por eso, en la base, estas dos sondas no estaban especialmente equipadas para analizar este medio.

Lo que le gustaría a la NASA ahora es lanzar una nueva sonda en este espacio interestelar equipada con instrumentos construidos especialmente para este propósito. Algunos detalles de estos planes se revelaron en la Asamblea General de la Unión Europea de Geociencias de 2021.

La sonda interestelar iría a un espacio interestelar local desconocido, donde la humanidad nunca ha estado antes“Dijo la Dra. Elena Provornikova del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins. “Por primera vez, pudimos tomar una foto de nuestra vasta heliosfera desde el exterior para ver cómo es nuestra casa: el sistema solar.“.

sonda interestelar viajera
Una ilustración de la sonda Voyager 1. Créditos: NASA, ESA y G. Bacon (STScI)

Una sonda a 1000 AU del sol

Elena Provornikova y su equipo pronto completarán su estudio conceptual de cuatro años destinado a definir los posibles objetivos de dicha misión, o el tipo de instrumentos necesarios para lograrlos. En 1999 se propuso una versión anterior de esta misión interestelar, pero nunca se materializó.

Si ve la luz del día, los investigadores esperan que pueda lanzarse dentro de diez a doce años. Luego cuenta aproximadamente quince años para llegar a la heliosfera (Las sondas Voyager tardaron treinta y cinco años en llegar allí).

Sin embargo, sobre el papel, esta misión es mucho más ambiciosa. La Voyager 1, por ejemplo, actualmente navega a 152 unidades astronómicas del Sol (152 veces la distancia entre la Tierra y el Sol). La sonda propuesta tendría como objetivo recopilar datos hasta 1000 AU del sol. Por supuesto, las sondas Voyager, Pioneer y New Horizons alcanzarán tales distancias un día u otro, pero habremos perdido contacto con ellas durante mucho, mucho tiempo.

Además de tomar muestras del medio interestelar para realizar mediciones (composición, ionización, campo magnético), dicha misión también podría ayudarnos a comprender cómo el plasma del Sol interactúa con el gas interestelar para crear nuestra heliosfera. También podríamos definir lo que se encuentra más allá de nuestra heliosfera, o incluso su forma (aún especulativa).


.