El experimento Mars500 alteró la microbiota de los astronautas

Viajar a Marte supondrá un esfuerzo para el cuerpo humano. El experimento Mars500 ha proporcionado una prueba de esto. Simulando las condiciones de un viaje de regreso al planeta rojo, mostró efectos indeseables en la microbiota de los participantes.

Cambios en la microbiota

Cuando hablamos de lo posible futuros viajes a Marte, los temas más frecuentes son los medios tecnológicos que permiten llegar allí o la forma de establecerse en este planeta. Sin embargo, otros temas son igualmente preocupantes, incluida la salud de los astronautas. Si bien se habla del lado de SpaceX de una posible misión tripulada en 2026, muchas preguntas sobre este tema siguen sin respuesta.

Mars500 (2010-2011) fue un Programa experimental ruso en el que la ESA fue socio, lo que implicó para varios astronautas una estancia de 520 días en un espacio confinado alejado del mundo exterior. El objetivo era recrear las condiciones para un viaje de regreso a Marte en una instalación que retoma la configuración de un vehículo espacial. Esto luego hizo posible analizar el repercusiones fisiológicas y psicológicas entre los participantes.

Al final del experimento, los seis astronautas gozaban de buena salud en general. Por otro lado, este confinamiento prolongado había cambió su fisiología. En un estudio reciente publicado en Computational and Structural Biotechnology Journal, investigadores de la Universidad de Montreal (Canadá) afirman haber vuelto a analizar muestras de heces de voluntarios. Observaron cambios a nivel de la flora intestinal (o microbiota).

Experiencia en 500 lugares
Crédito: ESA

Alteraciones no deseadas

De los 408 genomas bacterianos analizados por los científicos, 213 eran comunes a los seis astronautas. Entonces se enfocaron en ellos. Al final de la experiencia, dieciséis especies bacterianas había proliferado en los intestinos de los astronautas. Sin embargo, se trata de especies muy poco documentadas, por lo que su papel en la microbiota sigue siendo un misterio. Sin embargo, los investigadores aún pudieron identificar Streptococcus thermophilus, una bacteria que se utiliza en el proceso de fermentación de la leche. También al final del experimento, unas quince especies de bacterias más conocidas habían disminuido en cantidad. Estas eran bacterias relacionadas con metabolismo de la insulina, la degradación de almidones resistentes o incluso que tengan propiedades antiinflamatorias.

Sin embargo, hay que recordar que a pesar de un buen estado de salud general, el chequeo de salud de los astronautas al final del experimento mostró inflamación intestinal y resistencia a la insulina. Sin embargo, estos dos fenómenos estaban ausentes en estos mismos participantes al inicio del programa. Por lo tanto, el estudio canadiense proporciona la primera evidencia de que el confinamiento prolongado puede alterar la microbiota humana. Por tanto, este punto debería ser importante a la hora de prepararnos para las primeras misiones de colonización en Marte.


.