El núcleo de la Tierra habría jugado un papel clave en la explosión de la vida

Los científicos han descubierto recientemente evidencia intrigante que sugiere que la solidificación del núcleo interno de la Tierra hace quinientos millones de años puede haber jugado un papel clave en la evolución de la vida compleja durante el período Cámbrico.

Nuestro planeta es como un pastel en capas que consta de una corteza exterior, un manto caliente y viscoso, un núcleo exterior líquido y un núcleo sólido de aproximadamente 2.000 kilómetros de diámetro. Esta semilla crece lentamente (alrededor de un milímetro por año) a medida que el hierro líquido que se encuentra en la parte exterior del núcleo se enfría y cristaliza. Este proceso permite alimentar los movimientos convectivos del núcleo líquido exterior que producen el efecto dínamo en el origen del campo magnético de la tierra.

Los investigadores han reconocido durante mucho tiempo que este escudo magnético protege a nuestro planeta de los dañinos vientos solares (un flujo continuo de protones y electrones) para los seres vivos. Las observaciones de otros mundos donde estos campos han desaparecido revelan las dramáticas consecuencias de su ausencia.

Marte, que una vez tuvo condiciones propicias para la vida, es un ejemplo. Sabemos que el Planeta Rojo perdió su campo magnético hace cuatro mil millones de años. Sin protección contra el viento solar, la atmósfera marciana fue arrastrada al espacio, exponiendo finalmente su superficie a los efectos letales de la radiación espacial.

Dicho esto, ¿desde cuándo el núcleo interno de la Tierra ha sido sólido?

núcleo de la tierra del corazón
Créditos: iStock

Un momento crucial hace 565 millones de años

Para averiguarlo, investigadores de la Universidad de Rochester (Nueva York) analizaron cristales aislados en rocas de Quebec. Según su trabajo, parecería que una geodinamo relativamente débil y un escudo magnético se formaron temprano en la historia de la Tierra antes de que su poder disminuyera durante los próximos mil millones de años hasta un punto crítico en el que 550 millones de años.

En ese momento, el campo magnético de la Tierra era menos del 10% de la fuerza actual (probablemente debido a la rápida pérdida de calor del núcleo), por lo que no ofrece protección contra la radiación cósmica y solar. En el estado, ” la dinamo estuvo a punto de colapsar“, explica John Tarduno, autor principal del estudio.

Entonces hay sobre 565 millones de años, el núcleo de repente comenzó a solidificarse en su núcleo. Este fenómeno ha tenido profundas consecuencias. Entonces él ” turboalimentó los movimientos en el núcleo exterior, restaurando la fuerza del campo magnético del planeta“, detalla The Guardian.

Un enlace a la Explosión Cámbrica

Este evento también puede haber jugado un papel clave en el desarrollo de la vida en la Tierra. Sabemos en efecto que la Tierra fue testigo de la repentina proliferación de vida multicelular compleja al mismo tiempo, ahora conocida como la Explosión Cámbrica. Fue durante este período que la mayoría de los principales grupos de animales aparecieron por primera vez en el registro fósil. En otras palabras, este nuevo estudio parece vincular directamente dos eventos clave en la historia de la Tierra: la solidificación del núcleo interno y la explosión del Cámbrico.

Sin embargo, los geofísicos aún dudan en especular con precisión sobre cómo la reactivación del campo magnético de la Tierra podría haber influido en la evolución de la vida. Creen que definitivamente hay un vínculo, pero se necesitarán más estudios para confirmarlo y aclararlo.