El primer lanzamiento de cohete desde Marte será en el aire

Hacer despegar las muestras de Perseverance no será fácil. Para operar, los ingenieros diseñaron un sistema de resorte capaz de lanzar un pequeño cohete al aire. La gravedad marciana es solo un tercio de la de la Tierra, por lo que el motor tendrá más tiempo para encenderse antes de volver a caer al suelo.

La NASA y la Agencia Espacial Europea están colaborando en una misión llamada Mars Sample Return, que tiene como objetivo traer muestras del Planeta Rojo de regreso a la Tierra. El primer paso de este largo proceso está en marcha con el trabajo de la Perseverancia. Este último es responsable de poner varias docenas de muestras bajo sello en pequeños tubos en forma de cigarro.

Dentro de una década, un nuevo módulo de aterrizaje aterrizará en Marte. Luego se lanzará un pequeño rover para buscar estos tubos y colocarlos en un pequeño cohete instalado en una plataforma dedicada. Tal como está, no podrá encender sus motores directamente. El objetivo será, por tanto, lanzarlo por los aires como si fuera una pelota de fútbol americano. Los motores del cohete se encenderán y lo impulsarán a la órbita de Marte.

Tal sistema de “lanzamiento en frío” no carece de precedentes. Los misiles Peacekeeper de la Fuerza Aérea de EE. UU., en servicio desde 1987 hasta 2005, fueron expulsados ​​por un generador de vapor antes de que su motor se encendiera a una altitud de 45 a 100 metros. El enfoque también es comparable a los lanzamientos de misiles estándar desde un avión de combate. En cambio, operar de esta manera en otro planeta será una gran primicia.

Un año para operar

El mes pasado, la NASA fijó su mirada en la compañía aeroespacial estadounidense Lockheed Martin para desarrollar este cohete, bautizado como Mars Ascent Vehicle (MAV). Los ingenieros de la compañía ya están trabajando arduamente para diseñar los componentes del MAV que deberán superar múltiples desafíos únicos para esta misión única. los gravedad del planeta rojo, que es solo un tercio de la de la Tierra, es un factor. los delgada atmósfera de Martecien veces más delgada que la de la Tierra, es otra.

Otro desafío importante será garantizar que el combustible a base de aluminio utilizado por los sistemas de propulsión del MAV, suministrado por la empresa aeroespacial estadounidense Northrop Grumman, no se congele. De hecho, las temperaturas en la superficie de Marte descienden a -60°C. Por lo tanto, el módulo de aterrizaje deberá calentar el MAV, probablemente utilizando calentadores eléctricos alimentados por energía solar dentro de un recipiente aislado.

Según los ingenieros, este enfoque debería permitir que el pequeño cohete permanezca en la superficie hasta un año terrestre. En otras palabras, los ingenieros tendrán doce meses como máximo para recoger las muestras, colocarlas en el cohete y despegar.

La NASA también deberá asegurarse de que el MAV aterrice durante el verano local (para evitar tormentas de polvo), no lejos de Perseverance y en un área relativamente plana y sin rocas. El sitio será elegido en los próximos años.

Persistencia de vida extraterrestre
Una roca marciana recogida por el rover Perseverance. Créditos: NASA/JPL-Caltech/ASU

Las pruebas están en curso

Finalmente, el sistema de lanzamiento denominado VECTOR, o Vertically Ejected Controlled Tip-Off Release, estará diseñado para impulsar el MAV en el aire a aproximadamente cinco metros por segundo, con una inclinación de aproximadamente 45 grados, utilizando una fuerza comparable a la de un humano fuerte. puñetazo. El cohete entonces encenderá su motor aproximadamente un segundo después del lanzamiento. Con un poco de suerte, Perseverancia seguirá operativa y observaremos este primer lanzamiento marciano desde la distancia para nuestro mayor placer.

Por el momento, las pruebas continúan. El equipo del JPL afirma haber realizado ya 23 lanzamientos de prueba con cables que capturan el cohete en el aire. Ella espera duplicar eso nuevamente para que el sistema esté listo para ella. lanzamiento a Marte en 2028.

Si todo va bien, una vez en órbita a unos 400 kilómetros sobre el planeta, una sonda de fabricación europea se unirá al pequeño cohete (de unos tres metros de altura) en un esfuerzo por recuperar su cápsula de muestra. Luego se unirá a la Tierra, probablemente a principios de la década de 2030. A partir de entonces, pueden comenzar los análisis. Este trabajo, realizado en varios laboratorios especializados, podría entonces revelarnos la primera evidencia de vida extraterrestre.


.