Presentado hace más de un año, el proyecto Starline de Google es un sistema de video chat inmersivo que permite prescindir de un casco de realidad virtual. Por primera vez desde su presentación, este sistema sale finalmente de las oficinas de la firma. De hecho, algunos socios participarán en un programa de acceso anticipado.

Crear conexiones más profundas entre las personas.

El proyecto Starline de Google se presenta como una pequeña cabina que permite chatear por video en 3D. ¿La meta? Da la impresión al usuario de que su interlocutor está en la misma habitación, todo ello sin casco de realidad virtual. Tal y como muestra el vídeo publicado por Google en 2021 (ver final del artículo), catorce cámaras y dieciséis proyectores están en la cabina. En el lado del usuario, una cámara simple se encuentra sobre la pantalla de la computadora. La firma evoca una tecnología de audio espacializado y la formación de un haz dinámico que permite capturar y proyectar un avatar 3D en tiempo real. Esto aporta mucho realismo, porque no se nota una latencia en los movimientos ni en la conversación del avatar.

“En el mundo digital actual, las empresas necesitan brindar la tecnología y las herramientas para ayudar a los empleados a ser más productivos y eficientes en el trabajo. En Salesforce, exploramos constantemente nuevas formas de brindar experiencias increíbles a nuestros empleados y clientes en todo el mundo. El proyecto Starline tiene el potencial de crear conexiones más profundas entre las personas al conectar experiencias presenciales y virtuales”.dijo un representante de Salesforce en una publicación de blog publicada por Google el 11 de octubre de 2022.

chat de vídeo de google starline 2
Créditos: captura YouTube/Google

Acceso anticipado para cien socios

Google llama a Starline un proyecto de investigación y aunque la versión final está muy lejos, parece que esta tecnología se está volviendo cada vez más funcional. La firma incluso anunció recientemente una expansión de las pruebas comerciales con socios como Hackensack Meridian Health, Salesforce, T-Mobile y WeWork. Eventualmente, Google debería, por lo tanto, hacer que su sistema sea accesible para el público en general, aunque no se ha comunicado una fecha. De todos modos, con este concepto de “telepresencia de calidad”, Google quizás esté en el origen de una pequeña revolución en relación con las interacciones remotas.

El sistema Starline podría aportar mucho en ciertos campos y las próximas pruebas permitirán saber más sobre las futuras aplicaciones. Mientras tanto, no menos de un centenar de socios tendrá acceso anticipado con el fin de probar y aprobar o no la tecnología. Este paso intermedio debería permitir a Google ajustar ciertos puntos y mejorar el sistema de acceso al público en general, que podría ser bastante rápido.