El Starship aterriza con éxito y hace historia

El prototipo Starship SN15 de SpaceX se lanzó con éxito durante la noche de miércoles a jueves desde Texas, antes de realizar un aterrizaje exitoso. Una gran primicia para la compañía y su futura nave interplanetaria.

¡Aterrizaje exitoso!

Lo estábamos esperando. El Starship SN15, el vehículo más reciente de SpaceX, ya estaba listo para brillar durante unos días. Después de varios aplazamientos, su lanzamiento finalmente tuvo lugar esta noche, poco después de la medianoche en Francia, a pesar de las condiciones nubosas. La nave espacial siguió el guión habitual: despegó, se elevó a una altitud de diez kilómetros y luego comenzó su descenso. El Starship luego aterrizó con éxito unos seis minutos después del lanzamiento después de volver a la vertical antes que en intentos anteriores, dijeron testigos en tierra.

Sin embargo, notaremos el inicio de un incendio declarado debajo del buque unos segundos después de que tocó, pero fue rápidamente controlado por las mangueras de agua.

Por tanto, es la primera vez que SpaceX ha logrado la hazaña de recuperar sin dañar uno de estos prototipos de Starship.

De hecho, el primer prototipo ilustrado, el SN8, se lanzó con éxito el 9 de diciembre, pero se estrelló durante el aterrizaje. Cada uno de los otros tres vuelos de Starship (SN9, SN10 y SN11) habían sufrido posteriormente destinos similares. El lanzamiento del SN10 aún logró aterrizar, pero desafortunadamente explotó unos minutos después de golpear. Como recordatorio, ninguno de estos vuelos tuvo como objetivo el espacio, sino una altitud de diez kilómetros.

La reutilización rápida es “la puerta de entrada a los cielos”

El SN15, por otro lado, había sido mejorado en gran medida por los ingenieros de SpaceX, bien respaldado por los datos recopilados durante las pruebas anteriores. La estructura, los motores, la aviónica y el software se han rediseñado para controlar mejor la fase de vuelo y aterrizaje. Estos trabajos, como acabamos de ver, han dado sus frutos.

Evidentemente, esta no es una tarea fácil y aún queda trabajo por hacer. “Es un vehículo difícil de construir porque estamos tratando de romper esa tuerca de un cohete reutilizable completa y rápidamente.“Musk dijo recientemente en una conferencia de prensa, enfatizando la importancia de tal reutilización para reducir los costos de lanzamiento y aumentar las tasas de robo. “Si tiene una reutilización rápida, entonces esta es la puerta de entrada a los cielos. Esto es lo que intentamos hacer“.

Ahora estamos esperando la secuela, que podría suceder rápidamente. La semana pasada, la Administración Federal de Aviación (FAA) no solo autorizó el lanzamiento del SN15, sino también los vehículos SN16 y SN17 programados para las próximas semanas. Este último podría apuntar a mayores altitudes de hasta veinte kilómetros. Elon Musk también había insinuado que un primer vuelo orbital podría tener lugar antes de fin de año.

Este nuevo paso histórico llega en un momento importante para la empresa. Como recordatorio, la NASA recientemente fijó su mirada en SpaceX como su único proveedor para sus futuros módulos de aterrizaje lunares. Un acuerdo que, evidentemente, está teniendo grandes dificultades para pasar con su competidor, Blue Origin.

El monto del contrato entre la agencia y la empresa es de $ 2.89 mil millones. Este acuerdo incluye los costos de desarrollo de la “versión lunar” del Starship, una prueba de demostración no tripulada y un aterrizaje con tripulación a partir de 2024.

Es decir, cuando los astronautas del programa Artemis regresen a la Luna en 2024, lo harán dentro de una nave de cincuenta metros de altura. Una visión que contrasta con el módulo lunar de siete metros de altura dentro del cual Armstrong y Aldrin se habían asentado para pisar el suelo lunar en 1969.

En definitiva, esta nave espacial permitirá a la NASA asentarse permanentemente en la Luna, mientras que SpaceX seguirá avanzando hacia su principal objetivo: el planeta Marte.


.