el tiempo de los rusos ahora esta contado

El nuevo jefe de la agencia espacial rusa Roscosmos anunció el martes que Rusia abandonará la Estación Espacial Internacional (ISS) después de que expire su compromiso actual en poco más de dos años. Recuerde que Estados Unidos tenía como objetivo mantener activo el complejo orbital hasta el final de la década antes de entregar el control a jugadores privados.

La decisión ha sido tomada. Rusia dejará sus cuarteles a finales de 2024. Yuri Borisov, que acaba de ser nombrado máximo responsable de Roscosmos, empresa estatal encargada del programa espacial del país, comunicó el plazo este martes tras reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin. Mientras tanto, los funcionarios de la NASA dijeron el 26 de julio que no habían recibido ninguna notificación oficial de Roscosmos sobre los planes para poner fin a esa cooperación, a pesar de los comentarios del nuevo director de la agencia.

Este anuncio no significa necesariamente que elLa ISS dejará de existir después de 2024. Sin embargo, la perspectiva de mantener el complejo orbital hasta el final de la década (que es lo que quieren los estadounidenses) se está volviendo un poco más oscura.

Sigue siendo incierto cuánto tiempo operará la estación sin la participación de Rusia. El puesto de avanzada consta de dos secciones, una dirigida por la NASA, la otra por los rusos y los dos están interconectados. Gran parte de la energía en el lado ruso proviene de los paneles solares estadounidenses, mientras que los rusos proporcionan propulsión para elevar periódicamente la órbita de la estación. Sin embargo, más recientemente, Estados Unidos demostró que podía realizar este tipo de maniobras gracias a una cápsula Cygnus modificada.

demasiados conflictos

El primer módulo de la estación se inauguró en 1998. Desde entonces, el complejo ha estado continuamente habitado. Construido como un símbolo de la cooperación posterior a la guerra fría Entre las dos superpotencias espaciales del mundo, la ISS se ha convertido en un importante laboratorio para la investigación científica en el espacio. Sin embargo, mientras la estructura parecía resistir las tensiones regulares entre Washington y Moscú, la guerra en Ucrania finalmente rompió este acuerdo, a pesar de las apariencias.

Ya en febrero, los funcionarios espaciales rusos, incluido Dmitry Rogozin, el predecesor de Borisov, habían dicho que Rusia planeaba irse. Sin embargo, quedaba cierta ambigüedad en cuanto al cronograma o incluso si se tomaría una decisión final. Los funcionarios de la NASA, por su parte, expresaron su confianza en mantener a Rusia.

Este nuevo anuncio se produce cuando la NASA y Roscomos acaban de concluir un acuerdo que permite a los cosmonautas volar a bordo de cápsulas estadounidenses y viceversa.

EEI
Créditos: Darryl Fonseka / iStock

¿Qué futuro para Rusia?

Todavía según Yuri Borisov, el Rusia planea construir su propia estación espacial una vez retirado de la ISS. ¿Podría tal proyecto realmente ver la luz del día? La pregunta es válida. De hecho, Roscosmos ha estado corto de dinero durante años.

Después del retiro de los transbordadores espaciales estadounidenses en 2011, la NASA tuvo que pagar para integrar los cohetes Soyuz, proporcionando un flujo constante de dinero al programa espacial ruso. Esos ingresos finalmente se agotaron después de que SpaceX comenzó a transportar astronautas de la NASA hace dos años. El país ha perdido fuentes de ingresos adicionales debido a las sanciones económicas que impiden a las empresas europeas, entre otras cosas, lanzar satélites a bordo de sus cohetes.

Como resultado, Rusia busca cooperar más con el programa espacial chino. El país acaba de lanzar el segundo módulo de su propia estación espacial. Sin embargo, la estructura evoluciona en una órbita inaccesible desde las plataformas de lanzamiento rusas. Las discusiones entre los dos países se centrarían más en la cooperación en la exploración lunar.

La NASA se está enfocando en futuras estaciones espaciales comerciales. En diciembre, la agencia adjudicó varios contratos por un valor total de 415,6 millones de dólares a tres empresas, Blue Origin, Nanoracks y Northrop Grumman, para desarrollar sus diseños. El inspector general de la NASA advirtió, sin embargo, que incluso si la ISS continúa hasta 2030, es posible que estos seguimientos comerciales no estén listos a tiempo.