el trabajo levanta el velo sobre lo que podría inclinar el Larsen C

Nuevo trabajo publicado este 14 de abril en revistas Revista de Investigación Geofísica: Atmósferas y Comunicaciones Tierra y Medio Ambiente especificar la contribución de la atmósfera a la desestabilización de las plataformas de hielo que rodean la Península Antártica. Estos resultados tienen implicaciones muy concretas para el futuro de Larsen C.

La Península Antártica es una de las zonas del globo que más se ha calentado en las últimas décadas. Además, esta lengua continental ha visto recientemente colapsar varias de sus plataformas de hielo. Primero fue Larsen A en 1995, luego Larsen B y Wilkins en 2002 y 2009 respectivamente. Finalmente, en 2017 se produjo una dislocación parcial de Larsen C con casi 6000 km² de hielo expulsados ​​mar adentro.

Para anticipar el futuro de Larsen C, un grupo de investigadores ha enumeró en orden de importancia los factores involucrados en la fusión superficial para esta plataforma de hielo, y por lo tanto a su desestabilización. Este es el primer estudio que produce una evaluación de este tipo, porque si bien el calentamiento del aire y el agua está alimentando un retiro a largo plazo de las plataformas, el momento preciso en que ocurre el colapso depende en gran medida de las condiciones climáticas históricas.

Desestabilización y colapso de plataformas de hielo: una contribución atmosférica mejor definida

El factor más influyente resultó ser la radiación solar en verano, seguida de episodios de foehn, ese viento cálido y seco que en ocasiones barría las superficies situadas aguas abajo de los relieves. La cobertura de nubes ocupa el tercer lugar, mientras que la circulación atmosférica a gran escala ocupa el cuarto lugar. De hecho, este último puede alimentar los factores anteriores y generar condiciones climáticas particularmente perjudiciales para la estabilidad de las plataformas de hielo.

antártico
Representación esquemática de un gran río atmosférico en la Península Antártica. Se muestran los diferentes procesos meteorológicos y sus influencias en una plataforma de hielo. Nótese también el retroceso del hielo fijo y el oleaje que acompaña a estos fenómenos. Créditos: Jonathan D. Wille y coll. 2022.

Necesitamos preocuparnos por las plataformas, porque su desaparición nos afecta a todos. “, explica Ella Gilbert, autora principal del estudio. “ Cuando las plataformas colapsan, es como quitar el corcho de una botella. Los glaciares que antes estaban retenidos pueden derramarse en el océano, que eleva el nivel global del mar. Si sabemos qué está derritiendo la plataforma hoy, podemos predecir mejor el futuro y, en última instancia, nos ayudará a prepararnos y adaptarnos a los cambios futuros. “.

En este sentido, un estudio publicado al mismo tiempo en otra revista relacionaba el colapso de las plataformas de hielo Larsen A y Larsen B con el paso de ríos atmosféricos. Estos son largos corredores de aire cálido y húmedo que llegan de los trópicos antes de los frentes fríos. Asimismo, los investigadores identificaron dos de estos ríos justo antes de los derrumbes mencionados mientras “ El 60 % de los partos entre 2000 y 2020 fueron provocados por ríos atmosféricos según el estudio.