En Hong Kong, así tratamos a los positivos de Covid-19

Al igual que algunos otros territorios, Hong Kong ha adoptado una estrategia de “cero Covid”. En otras palabras, las autoridades locales no están bromeando para nada con las medidas de aislamiento. Un joven que acababa de llegar a Hong Kong procedente del Reino Unido testificó para una importante cadena estadounidense.

cuidado dificil

Según cifras oficiales desde el inicio de la pandemia de la Covid-19, el territorio de Hong Kong (China) suma menos de 13.000 casos para poco más de 210 muertos. Por lo tanto, es una región relativamente a salvo del coronavirus. Recuerde, eso sí, que Estados Unidos sigue siendo el país más afectado con casi sesenta millones de casos para más de 830.000 muertos. No obstante, Hong Kong ha reforzado su política de “cero Covid” con la aparición de la variante Omicron hace más de un mes.

En un artículo publicado por el canal estadounidense CNN el 5 de enero de 2022, el joven Darryl Chan testificó sobre su Recogida desde la llegada a Hong Kong del Reino Unido el 19 de diciembre de 2021. Hay que decir que las autoridades locales son bastante cautelosas con los viajeros procedentes del Reino Unido por el riesgo que supone la nueva variante. No obstante, Darryl Chan realizó varias pruebas y presentó un calendario vacunal completo cuando salió de Londres.

CNN captura a omicron Hong Kong
Créditos: captura de pantalla / CNN

A su llegada al aeropuerto de Hong Kong, Darryl Chan fue obligado a realizar una nueva prueba. El resultado de la misma prueba fue “positivo preliminar”, lo que significa que tuvo que realizar más exámenes. Luego lo trasladaron a un área cerrada donde solo había una cama. No menos que trece horas después, una ambulancia trasladó al joven al hospital más cercano. Para su sorpresa, la prueba de los médicos resultó positiva para la variante Omicron.

Casi un mes en aislamiento

De acuerdo con el protocolo local, cualquier persona positiva para SARS-CoV-2 (cualquier variante) debe estar completamente aislada. Por lo tanto, el joven pasó diez días bajo estrecha supervisión en el hospital y pasaba todo su tiempo en un dormitorio. Todos los días, la rutina era la misma: a las 8 a.m., los pacientes deben registrar sus constantes (temperaturas, etc.) y las comidas también se entregan en horarios establecidos.

Esta rutina es particularmente pesada, porque el tiempo es extremadamente largo y es imposible salir a tomar aire fresco o hacer algo de ejercicio. Además, el alta del hospital solo se puede hacer después de dos pruebas negativas. Incluso después de estas pruebas, el calvario no termina ahí. De hecho, el paciente tendrá que pasar catorce días adicionales en un centro de aislamiento antes de poder recuperar plenamente la libertad de movimiento.


.