En los Alpes, la nieve está llena de plástico

Una nueva investigación de varios institutos muestra la escala y la amplia gama de contaminación plástica transportada a través de la atmósfera hasta los Alpes. Según este trabajo, aproximadamente 3.000 toneladas de nanopartículas aterrizan en Suiza cada año.

El plástico, un flagelo mundial

La contaminación por plástico es un problema global, con partículas de diferentes tamaños que se han detectado en el agua, el suelo y el aire desde áreas urbanas hasta áreas remotas. Este hallazgo no es sorprendente. De hecho, los plásticos son uno de los materiales más utilizados, con una producción anual de 359 millones de toneladas en todo el mundode los cuales 61,8 millones de toneladas se producen en Europa.

En términos más generales, se estima que más de 4900 millones de toneladas de plástico fueron liberadas al medio ambiente en ese día. Estos desechos luego se descomponen en partículas más pequeñas que van desde macroplásticos (> 5 mm) a microplásticos (tamaño

Estudios recientes ya han destacado el importante papel del transporte a larga distancia de microplásticos en el aire. También se ha demostrado que los microplásticos pueden transportarse del aire al mar, antes de volver a transferirse a través de la atmósfera al aire como nanoplásticos.

En un estudio, investigadores de los Laboratorios Federales Suizos de Ciencia y Tecnología de Materiales (EMPA), la Universidad de Utrecht y el Instituto Central de Meteorología y Geofísica de Austria informan que una parte de esta contaminación cae luego sobre las montañas alpinas, integrada en la nevada.

Según este trabajo, publicado en la revista Environmental Pollution, aproximadamente 3.000 toneladas de partículas nanoplásticas se depositan en Suiza cada año, incluso en las regiones alpinas más remotas. Y si bien la mayoría de estos plásticos provienen de las principales ciudades del país, otros provienen de mucho más lejos.

Alpes de plastico
Sitio de investigación de Sonnblick. Créditos: ZAMG/Christian Schober/Flickr.

Partículas sopladas desde el Atlántico

Para este trabajo, los investigadores utilizaron un espectrómetro de masas para medir los niveles de contaminación plástica de diferentes muestras. Estos se obtuvieron de una pequeña área en la montaña Hoher Sonnenblick en el Parque Nacional Hohe Tauern, Austria, a una altitud de unos 3100 metros sobre el nivel del mar, el observatorio del Instituto Central de Meteorología y Geodinámica desde 1886.

Las muestras se tomaron diariamente en todos los climas, a las 8 a.m., en la capa superior de nieve. Según sus medidas, aproximadamente 43 billones de partículas de tierra plástica en miniatura cada año en Suiza, lo que representa aproximadamente 3.000 toneladas.

En el laboratorio, los investigadores analizaron estas partículas para intentar determinar su origen. Alrededor de un tercio de ellos procedían de zonas a menos de 200 kilómetros de distancia. Sin embargo, alrededor del 10% del total (a juzgar por su nivel de degradación y otras características) fueron volado a más de 2000 kilómetros del Atlántico. Estas partículas probablemente se formaron en el océano a partir de desechos más grandes antes de ser introducidas en la atmósfera por el chorro de las olas.

Esta no es la primera vez que los investigadores hacen un hallazgo de este tipo. Hace dos años, un equipo del Instituto Alfred Wegener para la Investigación Polar y Marina (Alemania) también estimó que los microplásticos eran transportados por el viento antes de caer con la nieve de los Alpes. Por lo tanto, este nuevo estudio vuelve a poner en perspectiva el alcance de esta contaminación.

También sabemos que estos desechos son lo suficientemente pequeños como para ingresar a nuestros pulmones donde podrían ingresar a nuestro torrente sanguíneo. Por otro lado, aún se desconocen los efectos sobre la salud humana de estas nanopartículas.


.