En Nueva Zelanda, “el pájaro del año” es un murciélago.

Cada año, los neozelandeses pueden votar por una especie de ave en un concurso organizado por representantes de Forest and Bird, un grupo de conservación. Para este año, los organizadores han decidido registrar un murciélago.

Un mamífero en las aves

Por primera vez, es un mamífero que gana el concurso anual “Ave del año” que se celebra en Nueva Zelanda. El gran ganador no es otro que el murciélago de cola larga de Nueva Zelanda (Chalinolobus tuberculatus), también llamado Pekapeka-tou-roa. Pesa solo once gramos y mide aproximadamente la longitud de un pulgar humano en la edad adulta.

Los representantes del concurso decidieron incluir esta especie para crear conciencia sobre su condición de especie en peligro de extinción. Anteriormente generalizado en el país, este murciélago se está volviendo cada vez más raro en la actualidad.

Durante dos semanas, casi 57.000 votantes por lo tanto votó para elegir su “pájaro del año”. Y obviamente, este pequeño murciélago tuvo mucho éxito, subiendo rápidamente a la cima de la clasificación con 7,031 votos, según Reuters. El kākāpō (Strigops habroptilu s), un ave robusta y no voladora, quedó en segundo lugar con poco más de 4.000 votos.

La campaña para crear conciencia y apoyar a esta pequeña bola de pelo voladora ha captado la atención de toda la nación.“La portavoz del concurso, Laura Keown, dijo en un comunicado. ” Un voto por los murciélagos es también un voto por el control de los depredadores, la restauración del hábitat y la acción climática, en resumen, todas las palancas necesarias para proteger a nuestros murciélagos y sus vecinos emplumados.“, Declaró.

muerciélago
Los organizadores del concurso incluyeron al murciélago para crear conciencia sobre su condición de especie en peligro de extinción. Crédito: Ian Davidson-Watts

Dos amenazas principales

Durante mucho tiempo hubo tres especies de murciélagos en Nueva Zelanda: los murciélagos de cola larga y dos especies de cola corta (Mystacina robusta y M. tuberculata). Los investigadores creen que estas tres especies comenzaron a mostrar signos de declive hace unos 1.000 años, antes de que las primeras poblaciones se asentaran en el área, trayendo consigo depredadores invasores como perros y ratas. Este declive se habría acelerado luego de la llegada de los primeros colonos europeos a fines del siglo XIX.

De estas tres especies, solo quedan dos (M. robusta está extinta). Además de la amenaza de los depredadores, estos mamíferos también tienen que lidiar con la pérdida de su hábitat natural (deforestación para leña y agricultura).


.