En un contexto difícil con la proximidad del invierno, una empresa estadounidense ofrece una nueva solución para ahorrar agua. Este es un cabezal de ducha con sensores infrarrojos incorporados y capaz de calibrarse automáticamente. Según el fabricante, sería posible ahorrar un 50% del agua consumida durante la ducha.

Flujo reducido automáticamente

¿Sabías que en Francia cada habitante consume unos 150 litros de agua al día de media, de los cuales alrededor del 40% para el baño? Por lo tanto, es apropiado pensar en hacer ahorros a este nivel, ya que el invierno promete ser difícil con el aumento de los precios de la energía y la sequía continúa.

El concepto de un cabezal de ducha económico e inteligente no es nada nuevo. En 2016, la start-up francesa Smart & Blue presentó Hydrao First, un rociador de ducha capaz de informar directamente al usuario de su consumo de agua, a través de un sistema de LEDs de diferentes colores. Una conexión Bluetooth y una aplicación móvil completan esta innovación.

Como se reveló Espectro IEEE el 2 de octubre de 2022, la empresa estadounidense Oasense también creó un cabezal de ducha económico e inteligente. Reva bautizada, esta reduce el flujo de agua automáticamente en lugar del usuario y es capaz de adaptarse.

cabezal de ducha 2
Creditos: Oasense

50% menos de consumo

Reva no tiene conexión web ni cámaras. Por otro lado, el dispositivo incorpora sensores infrarrojos detectar la presencia de una persona en la ducha. Una turbina se encarga de producir electricidad -gracias al paso del agua- para poder alimentar una batería. Cuando una persona activa la ducha, el caudal de agua es máximo hasta que la temperatura se estabiliza. Luego, el flujo se reduce al 15% mientras se espera que la persona se coloque debajo de la perilla. Cuando este último se ducha, el dispositivo pasa de un caudal del 15% al ​​100% al instante. Y cuando la persona se aleja temporalmente para enjabonarse antes de enjuagar, el flujo vuelve a reducirse.

Debes saber que Reva utiliza sensores con diferentes longitudes de onda, para evitar cualquier perturbación por la presencia de vapor o para adaptarse a diferentes instalaciones. el dispositivo es capaz de autocalibrarse desde el primer uso.

Según Oasense, este dispositivo de ducha inteligente puede ahorra un 50% de agua que usamos para ducharnos. Además, afectará a las facturas. Sin embargo, Reva es un dispositivo bastante caro -más de 400 euros- por lo que saldar económicamente la compra podría llevar algún tiempo. A la espera de que los precios sean un poco más asequibles, esta innovación ya ofrece la posibilidad de limitar el desperdicio de agua.