Esta empresa quiere convertir colillas de cigarrillos en filamentos de impresión 3D

Una empresa española está en el origen de un proyecto cuyo objetivo es reducir el impacto de las colillas en el medio ambiente. Este método se basaría en un proceso de reciclaje que, entre otras cosas, transformaría las colillas de cigarro en filamento de impresión 3D.

Recicla, transforma y vuelve a poner las colillas en el mercado

Las colillas de cigarro son los desechos más comunes en nuestro planeta. Tóxicos y no biodegradables, se tiran por decenas de miles cada segundo en el mundo. Una infografía de 2019 también ilustra muy bien el fenómeno y traza el largo viaje de una colilla en la naturaleza.

En los últimos años han surgido muchas iniciativas para contrarrestar los efectos de las colillas en el medio ambiente, entre ellas la de la empresa española 3DKala. Su objetivo es desarrollar un sistema de reciclaje para transformar colillas de cigarrillos en filamentos de impresión 3D o aislamiento para su uso en la industria de la construcción. Por ello, 3DKala quiere recuperar las colillas antes de eliminar sus contaminantes. Sin embargo, quedan varios pasos por definir para reintroducir estos materiales en diferentes mercados, a saber, impresión 3D, construcción y agricultura.

colilla de cigarrillo playa
Créditos: Pixabay / Sulox32

Una bienvenida segunda vida para estos residuos

Las colillas se recuperarán mediante ceniceros específicos. Entonces estos residuos serán lavado sin agua para no generar ningún residuo adicional. Esta técnica permitirá sobre todo aprovechar los componentes principales del cigarrillo, a saber, el tabaco, las cenizas, el papel y el filtro de acetato de celulosa. Según 3DKala, el tabaco y las cenizas se transformarán en abono para la agricultura. El filtro y el papel conformarán un material para ser utilizado en la construcción, la industria textil o incluso la impresión 3D en forma de filamentos. Para la empresa, este proyecto permite dar una segunda vida duradera despilfarro que suele ser muy preocupante.

Por ejemplo, el acetato de celulosa que se usa en los filtros es un tipo de plástico que tiene muy dificil de descomponer en la naturaleza. En 2019, investigadores británicos incluso pidieron la prohibición de este tipo de filtro, que lamentablemente está presente desde la década de 1950. Además, su eficacia sería relativa para los fumadores. Los filtros de acetato de celulosa retienen algunas partículas grandes de alquitrán, pero no se puede hacer nada contra las partículas más finas.