Esta pequeña criatura podría ser tu antepasado más antiguo conocido

Hace más de un siglo, los investigadores encontraron los restos de una criatura parecida a una anguila desdentada en una cantera escocesa. Desde, Palaeospondylus gunni, su nombre, seguía desafiando la clasificación. Como parte de un nuevo estudio que utiliza tecnologías de punta, un equipo finalmente pudo resolver el problema. Este extraño pez bien podría ser uno de nuestros primeros ancestros.

Una criatura misteriosa

Palaeospondylus es un género extinto de misteriosos vertebrados fósiles parecidos a anguilas. Se han descubierto varios fósiles en la cantera de pizarra de Achanarras en Caithness, al norte de Escocia. Todos ellos estaban atrapados en rocas que datan del período Devónico medio, aproximadamente 398 a 385 millones de años.

Desde el descubrimiento de esta criatura, los especialistas nunca han podido ponerse de acuerdo sobre su clasificación. Su análisis se hizo complicado por dos motivos, empezando por su pequeño tamaño. Su cuerpo mide de hecho sólo seis centímetros de largo. Por otra parte, el proceso de fosilización comprimió considerablemente el esqueleto de estos animales, formando finalmente una sola masa ósea distorsionada.

Oro, ” para ubicar a Palaeospondylus en el árbol evolutivo, la identificación de cada elemento esquelético es un requisito previo“, dice Tatsuya Hirasawa, de la Universidad de Tokio en Japón y autor principal de un nuevo estudio que describe el fósil.

Por lo tanto, hasta ahora, Palaeospondylus se había colocado en todo el mapa evolutivo. En 2004, los investigadores informaron que era un pez pulmonado primitivo, mientras que otros sugirieron en 2006 que era un pariente del mixino. Un año después, un equipo de la Universidad Nacional de Australia finalmente propuso que se trataba de un pez cartilaginoso como los tiburones modernos.

De hecho, lo único en lo que los paleontólogos podían estar de acuerdo era en que nadie sabía realmente qué era esta criatura. Desde entonces, ha habido avances técnicos.

Un tetrapodomorfo, y no uno cualquiera

En un nuevo estudio, Tatsuya Hirasawa y su equipo utilizaron un tecnología de tomografía computarizada (CT) para producir imágenes digitales de alta resolución del animal. Estos análisis realizados en varios especímenes bien conservados revelaron varias características clave.

En primer lugar, el oído interno de esta criatura estaba formado por varios canales semicirculares, al igual que las orejas de los peces, aves y mamíferos modernos. Este hallazgo coloca cierta distancia evolutiva entre Palaeospondylus y los peces sin mandíbula más primitivos como el mixino. Estos animales están de hecho desprovistos de ella.

El equipo también identificó varias características craneales que colocan a Palaeospondylus en el grupo de tetrapodomorfos. Esto incorpora a todas las criaturas de cuatro extremidades y sus parientes más cercanos. Más importante aún, el análisis filogenético de estas características sugiere que Palaeospondylus podría no ser un tetrapodomorfo cualquiera. de hecho podría ser el antepasado de todos los tetrápodos.

criatura Palaeospondylus gunni
Palaeospondylus reconstruido por tomografía de rayos X de radiación sincrotrón. Créditos: Tatsuya Hirasawa/RIKEN Cluster for Pioneer Research Laboratorio de Morfología Evolutiva

Si este misterio filogenético parece finalmente resuelto, aún quedan otras preguntas sin respuesta. Por ejemplo, sabemos que los tetrapodomorfos generalmente tienen dientes. Sin embargo, Palaeospondylus obviamente no tenía ninguno. La criatura también carecía de apéndices obvios, mientras que sus parientes más cercanos generalmente los tenían.

Según los autores del estudio, en última instancia, es posible que estas características se hayan perdido durante la evolución en Palaeospondylus. Otra posibilidad es que los fósiles conocidos puedan representar formas larvarias o juveniles de esta antigua especie.