Estas dos empresas quieren aterrizar en Marte antes que SpaceX

Relativity Space, que pronto lanzará su primer cohete, e Impulse Space, fundada por un excolaborador de Elon Musk, tienen como objetivo llegar a Marte durante la próxima ventana abierta de lanzamiento en poco menos de dos años y medio. El cronograma parece muy optimista, pero de ser así, entonces estas dos empresas podrían llegar antes que SpaceX, que planea ser la primera empresa privada en aterrizar en el planeta rojo.

Cuando fundó SpaceX en 2002, Elon Musk tenía un gran sueño: convertir a los humanos en una especie interplanetaria. Con esto en mente, la compañía está desarrollando dos grandes estructuras: Starship y Super Heavy. En cuanto al calendario, Elon Musk cuenta con una primera misión no tripulada a Marte para 2024 y apunta a una posible misión tripulada para 2026. Si tiene éxito, SpaceX se convertiría en la primera empresa privada en aterrizar en el planeta rojo. Pero, ¿puede perder esta carrera?

De hecho, dos empresas jóvenes han mostrado recientemente ambiciones similares, proponiendo unir fuerzas para enviar un módulo de aterrizaje al sitio en dos años y medio, cuando las posiciones de la Tierra y Marte se alinearán nuevamente.

el plano de la mision

Por un lado tenemos Relativity Space, fundado y dirigido por Timothy Ellis. La compañía todavía es nueva en el lanzamiento de cohetes. El primer vuelo de su lanzador Terran 1 podría tener lugar en unas pocas semanas desde Florida. Sin embargo, esta posible misión a Marte dependería de un cohete mucho más grande, el Terrano R, que será comparable en tamaño y capacidad de elevación a un Falcon 9, el cohete principal de SpaceX. Este cohete, que promete ser totalmente reutilizable e impreso en 3D, no verá la luz antes de finales de 2024.

El colaborador de Relativity, Impulse Space, es una empresa aún más joven con un historial aún menor. Sin embargo, su fundador, Thomas Mueller, estaba junto a Elon Musk cuando este último fundó SpaceX en 2002. El Sr. Mueller lideró notablemente la desarrollo de motores Merlin que impulsan los cohetes Falcon 9. El Sr. Mueller dejó SpaceX en 2020 y fundó Impulse un año después con el objetivo de desarrollar naves espaciales destinadas a transportar carga al espacio.

Una vez lanzada al espacio por un cohete de Relativity Space, la nave de Impulse se separaría de la etapa superior para embarcarse en un viaje de nueve meses a Marte. Esta embarcación constaría de una etapa de crucero para gestionar la propulsión y las comunicaciones y una cápsula que contiene un módulo de aterrizaje. Al acercarse al planeta rojo, dicha cápsula se separaría de la etapa de crucero para intentar un aterrizaje similar al de la misión InSight, planteada en 2018 por la NASA.

¿Ellos pueden hacerlo?

De tener éxito, estas dos empresas podrían abrir un nuevo mercado comercial al de la Luna, bajo el cual instituciones, empresas y otras agencias nacionales podrían enviar cargas útiles al planeta rojo a un costo reducido. Sin embargo, llegar a Marte es una empresa mucho más difícil. Recordemos que solo la NASA y China aterrizó allí sin incidentes.

Llegar a Marte también es muy caro. Una misión de la NASA, por ejemplo, costará al menos medio billón de dólares. El jefe de Relativity Space por su parte se negó a decir cuánto costaría su misión. Sin embargo, señaló que los fondos de inversión que recaude la empresa, así como los ingresos por los contratos que tiene para lanzar satélites comerciales, podrían ser suficientes para cubrir los costos.

A pesar de todo, el perfil de esta misión parece genuinamente optimista, al menos desde el punto de vista del calendario. Sin embargo, el espacio está acostumbrado a las grandes promesas. Hace diez años, varias empresas espaciales prometieron, por ejemplo, enriquecerse mediante la extracción de asteroides. Estas operaciones nunca vieron la luz del día. En 2016, Elon Musk también dijo que Starship haría su primer vuelo sin tripulación a Marte para 2022.