En Estados Unidos, ingenieros presentaron recientemente un tipo de hojas artificiales de su diseño. Sin embargo, estas hojas tienen un desempeño excepcional en términos de capturar dióxido de carbono y producir energía verde.

Absorber CO2 y hacer combustible verde

Desde hace algunos años, muchos expertos creen que la reducción de nuestras emisiones de CO2 no es suficiente para revertir suficientemente el cambio climático actual. Una de las soluciones populares no es otra que la captura de este mismo dióxido de carbono por diferentes medios. Estos incluyen la instalación de fábricas equipadas con turbinas (ver imagen a continuación) o el uso de olivino, un mineral verde.

co2
Créditos: Climeworks

Ingenieros de la Universidad de Illinois en Chicago (EEUU) publicaron un estudio en la revista Energy & Environmental Science el 5 de enero de 2022 donde presentan un concepto de hoja artificial capaz de capturar CO2 de forma muy eficiente. El proceso utiliza el famoso proceso bioenergético de la fotosíntesis. Esto le da a las plantas el poder de transformar la luz solar, el CO2 y el agua en energía en forma de glucosa.

Según los investigadores responsables del proyecto, estas hojas artificiales permitirían lograr ahorros significativos de combustible mientras absorbe CO2.

Actuación excepcional

En lugar de glucosa, las hojas artificiales captan la energía del sol para almacenarla químicamente, en particular en forma de hidrogeno. De esta manera, esto permite capturar el C02 al mismo tiempo que se dispone de reservas de combustible, representando este último una alternativa a los combustibles fósiles. Debes saber que los sistemas antiguos tienen un rendimiento de entre el 2 y el 3%, llegando en ocasiones al 10%. Sin embargo, investigadores estadounidenses se refieren a la captura de 3,3 milimoles por hora por cada cuatro centímetros cuadrados de hoja artificial. Además, el reactor cabe en una mochila y es modular.

El rendimiento se multiplica por diez. Por ejemplo, un módulo simple del tamaño de un humidificador de aire colocado en una vivienda podría capturar más de un kilogramo de CO2 por día. El proceso no solo es económico, sino que, sobre todo, también podría adaptarse a estructuras a escalas mayores, en particular a nivel industrial.

El futuro nos dirá si este proyecto realmente tomará forma y si será una cuestión de democratización. Recuerde que en esta zona se requiere precaución. Recientemente, un informe afirmaba que la imponente planta de captura de CO2 del gigante petrolero Shell estaba muy lejos de mostrar los resultados prometidos inicialmente. Sin embargo, Shell había hecho de esta estructura la punta de lanza de sus acciones en términos de ecología.