Estos pequeños reptiles son parientes de los pterosaurios.

Al analizar los fósiles descubiertos hace más de un siglo en el noreste de Escocia, los paleontólogos han establecido un vínculo entre las pequeñas criaturas que evolucionaron hace 237 millones de años y los famosos pterosaurios, estos reptiles voladores que vivieron durante la era de los dinosaurios. Los detalles del estudio se publican en la revista. Naturaleza.

Decenas de millones de años antes de las primeras aves, los pterosaurios fueron pioneros en el vuelo con alas en forma de vela y huesos ultraligeros. Sin embargo, los orígenes de estas criaturas todavía se malinterpretan en gran medida, principalmente debido a la falta de fósiles. Los pterosaurios más antiguos que se conocen ya tenían alas y podían volar, lo que dificulta mapear su evolución aérea.

Durante décadas, los paleontólogos han postulado que los primeros pterosaurios eran arborícolas, experimentando sus primeras experiencias aéreas con vuelos elevados. En un estudio reciente, investigadores de la Universidad de Birmingham, Inglaterra, y Virginia Tech pueden haber descubierto un origen más terrestre para estas antiguas criaturas al volver a examinar un alijo de fósiles descubierto hace más de mil años. arenisca en el noreste de Escocia.

Pequeñas criaturas intrigantes

Conocidos como los reptiles de Elgin, en honor a un pueblo escocés cercano, estos fósiles datan de alrededor 237 millones de años, lo que nos retrotrae al final del Triásico. Representan una especie llamada Scleromochlus. Estas criaturas no eran muy grandes, apenas medían veinte centímetros de largo.

Desde su descubrimiento a principios del siglo XX, Scleromochlus ha desconcertado a los paleontólogos, ya que muchos de sus huesos se han perdido, dejando solo unas pocas huellas en la roca. Durante mucho tiempo, los investigadores vertieron látex o cera en estos huecos para crear moldes. La técnica funciona, por supuesto, pero no revela las características más complejas.

Para este nuevo trabajo, los paleontólogos colocaron varios de estos bloques de arenisca que contenían especímenes de Scleromochlus bajo un escáner micro CT. Esto les permitió reconstruir digitalmente el esqueleto de esta especie extinta en tres dimensiones.

Scleromochlus taylori pterosaurio reptiles
La mitad de la antigua impresión de piedra arenisca reptil. Créditos: Paul Barrett

Un pariente de los pterosaurios

Después de un examen cuidadoso, los investigadores identificaron varios rasgos que Scleromochlus compartía con los Lagerpetidae, un grupo de pequeños reptiles que evolucionaron durante el período Triásico. Estas características incluyen un cráneo extrañamente grande para su tamaño y una cabeza de fémur en forma de gancho que encaja verticalmente en la cadera en lugar de ensancharse hacia los lados como la pierna.

Los lagerpetidos parecen haber sido criaturas pequeñas, ágiles y bípedas parecidas a los dinosaurios, pero aún más cerca de los pterosaurios. ” A primera vista, no se parecen en nada a los pterosaurios.“, enfatiza el Dr. Brusatte, autor principal del estudio. ” Sin embargo, tras un examen minucioso de sus esqueletos, las similitudes con los pterosaurios se hicieron evidentes, como tinta invisible expuesta a la luz.. »

Scleromochlus taylori pterosaurio reptiles
Una reconstrucción esquelética en 3D de Scleromochlus taylori. Créditos: Matt Humpage, Northern Rogue Studios

Si Scleromochlus fue de hecho un pariente primitivo de los pterosaurios, entonces desafía la suposición de que los pterosaurios originalmente flotaban. Como señala Kevin Padian, que ha estudiado la evolución de los pterosaurios durante décadas, Scleromochlus no tenía las caderas lo suficientemente fuertes como para saltar de rama en rama. Así que obviamente no estaba no apto para vivir en los árboles.

En cambio, Scleromochlus probablemente se sintió más cómodo en el suelo persiguiendo insectos con los antebrazos libres, lo que podría preparar el escenario para lo que está por venir. De hecho, el uso de sus extremidades anteriores para otras funciones podría estar relacionado con la evolución de nuevos hábitos, incluido el vuelo activo en el caso de los pterosaurios.