Estudio revela secretos de oro en depósitos de oro

Un estudio reciente tuvo como objetivo desentrañar los misterios de la concentración de oro en depósitos de oro. La pregunta era cómo se podían formar depósitos de oro en la corteza terrestre. Los resultados de este trabajo también apuntan a nuevas posibilidades para la ubicación y explotación de otros yacimientos.

Oro “escondido” en minerales

Normalmente, se encuentra menos de un miligramo de oro por tonelada de roca. Sin embargo, la concentración de este metal precioso es mil veces mayor en los depósitos de oro. El oro es poco soluble en fluidos y magmas, por lo que este nivel de concentración solo puede explicarse por hidrotermalismo. Este es el proceso de separación de fases que ocurre cuando el fluido se somete a altas temperaturas y presiones. Por otro lado, debes saber que una buena parte del oro en los depósitos se encuentra escondido en minerales como la pirita (Fe (S, As) 2) y la arsenopirita (FeAsS). Sin embargo, el metal no es entonces no utilizable mediante métodos convencionales detección y extracción.

Un estudio publicado el 20 de abril de 2021 en la revista Geochemical Perspectives Letters explica la naturaleza de este oro invisible. Investigadores del CNRS y la Universidad Paul Sabatier Toulouse III también evocan el fenómeno responsable de la concentración de oro en los depósitos. Suficiente para responder a las preguntas que han preocupado a geólogos, mineros y otros metalúrgicos desde la era industrial.

Un estudio de nuevas posibilidades

Los autores del estudio utilizaron Espectroscopía de absorción de rayos X sincrotrón de alta resolución. Esto les permitió analizar minerales de pirita y arsenopirita auríferos naturales, así como equivalentes sintéticos obtenidos en el laboratorio. Luego, estos datos se interpretaron utilizando modelos termodinámicos y moleculares. Sin embargo, esta técnica permitió identificar estado químico y estructural oro escondido.

Créditos: CNRS

Según los resultados, el oro se incorpora a los minerales solo cuando este último se une al arsénico. El encuentro entre el fluido y el mineral forma cúmulos atómicos [AuAsnS6-n] después de una reacción de oxidación-reducción. En otras palabras, los minerales de arsénico funcionan como “bombas de oro”. De hecho, estos minerales aseguran una extracción masiva de fluidos que, por su parte, tienen solo una baja capacidad de concentración en oro.

Según los científicos, este trabajo puede ayudar a localizar nuevos recursos de oro (y otros metales preciosos). Esto también mejorará el procesamiento de minerales. Los investigadores también han mencionado el caso de la mina de oro a cielo abierto Super Pit (Australia) donde una gran parte del oro es invisible en la pirita arsenífera y la arsenopirita.


.