Ética: ¿podemos comer carne de animales “exóticos” cultivados en laboratorio?

Las cuestiones éticas que rodean a la carne animal incorporan inevitablemente la noción de sufrimiento. Sin embargo, con la carne cultivada en el laboratorio o in vitro, Science está en proceso de eliminar esta misma noción. Además, también es posible que nuestros platos algún día contengan carne de animales “exóticos” (incluidos los humanos) cultivados en el laboratorio.

Muchas posibilidades

En los últimos años ha ido en aumento la carne in vitro o “cultivada” en laboratorio, ya se trate de sustitutos vegetales o de carne animal artificial. En este caso, el sufrimiento animal parece poder ser eliminado de la lista de nociones éticas que van en contra de esta forma de consumir. También debe recordarse que esto puede reducir potencialmente el daño ambiental relacionado con la agricultura intensiva. En diciembre de 2020, Singapur se convirtió en el primer país en permitir el comercio de carne artificial. de células animales. Es carne de pollo artificial producida por la start-up estadounidense Eat Just. Por lo tanto, hoy es posible comer animales sin matarlos y sin haberlos criado en condiciones de vida desastrosas.

Además, tendremos en nuestros platos carne artificial de gorila, tigre o ballena, especies que ahora están protegidas. El argumento de la ausencia de matanza, y por tanto de sufrimiento, parece pesar mucho en la balanza para poder romper barreras éticas.

come pollo
Crédito: congerdesign / Pixabay

Sin sufrimiento = ¿ética?

En su trabajo Liberación Animal (1975), el filósofo australiano Peter Singer proclamó su oposición al consumo de carne. De hecho, implica hacer sufrir a los animales sentir dolor y placer, lo que les da importancia moral. Basado en esta observación, Peter Singer creía que los animales merecían la misma consideración que los humanos. Si es así, los hombres se rendirían culpable de especismo, una forma de discriminación basada en la especie. En el corazón del razonamiento del filósofo hay una noción muy simple: causar sufrimiento está mal, independientemente de la especie.

Si está mal consumir a otro ser vivo después de matarlo, ¿qué pasa con la carne cultivada en laboratorio? En ausencia de sufrimiento, ¿sería ética esta práctica? Lógicamente, consumiendo carne artificial de cualquier tipo ya no plantearía ningún problema, ya se trate de especies destinadas normalmente a la reproducción, especies silvestres protegidas y / o amenazadas o incluso especies que los seres humanos consideran animales de compañía.

¿Qué pasa con la carne de origen humano?

Aún considerando la ausencia de especismo, esta misma lógica requeriría entonces que el consumo de carne artificial humana no plantea más problemas. El proyecto The Ouroboros Steak está dirigido precisamente a producir carne a partir de células humanas. Algunos creen, sin embargo, que esta es una forma de canibalismo, una práctica tabú en la mayoría de las culturas.

Mientras que la carne artificial animal (y humana) se proyecta multiplicar y progresar, las cuestiones éticas están inevitablemente presentes. Sin embargo, como ocurre con muchos temas delicados, existen pros y contras. No obstante, ¿será el simple hecho de restar el sufrimiento de un ser vivo de cualquier especie un argumento suficiente para permitir una democratización real del consumo de este tipo de producto? Solo el futuro nos lo dirá.


.