Europa se acerca a SpaceX para otra misión clave

La misión Hera será la encargada de evaluar las consecuencias del impacto de DART. Inicialmente, esta sonda iba a ser lanzada en un cohete ruso. Sin embargo, los acontecimientos geopolíticos han decidido lo contrario. La Agencia Espacial Europea (ESA) finalmente recurrió a SpaceX. Pero es solo temporal.

Como informó anteriormente Sciencepost, Moscú ya no ofrece servicios de lanzamiento espacial a los europeos tras las sanciones económicas impuestas por la Unión Europea a Rusia desde la invasión de Ucrania. Como resultado, varias misiones desde entonces se han encontrado sin un cohete.

Más recientemente, supimos que la ESA finalmente recurrió a SpaceX para lanzar su observatorio Euclid. Este último, encargado de mapear el Universo en busca de pistas sobre la naturaleza de la energía oscura, podría lanzarse en un Falcon 9 tan pronto como el próximo año. Se está realizando un estudio de viabilidad.

No será el único. Según el jefe de la ESA, Joseph Aschbacher, la misión Hera también se beneficiará de los servicios de SpaceX.

Seguimiento de la misión DART

Como recordatorio, Hera examinará las consecuencias del impacto de la misión DART, cuyo objetivo era probar una posible técnica de defensa planetaria, la del impacto cinético, en un par de asteroides. El objetivo principal era acortar la órbita de una de las dos rocas alrededor de la otra. Esta misión fue un éxito. De hecho, el período orbital del objeto se habría acortado en unos treinta y dos minutos.

Sin embargo, aún queda mucho por aprender. Además de confirmar todas estas medidas y mapear el cráter dejado en la superficie por DART, Hera también podría contarnos más sobre la forma y la masa de estas dos rocas. Tampoco tenemos información sobre su composición y química.

Hera, que iba a ser lanzada por un cohete Soyuz en octubre de 2024, será lanzada por un Falcon 9, como Euclid. Se espera que la sonda llegue al sitio a fines de 2026 o principios de 2027. Mientras tanto, el polvo generado por el impacto habrá tenido tiempo de disiparse, lo que le dará a la sonda una visión más clara de las consecuencias de este evento. Por último, Hera proporcionará información extremadamente valiosa para futuras misiones de desviación de asteroides..

DARDO HERA
Ilustración de la sonda Hera alrededor de su asteroide. Créditos: ESA

Finalmente, Joseph Aschbacher también regresó a la misión Earthcare. Se trata de un satélite de observación de la Tierra que se incorporará al programa europeo Copernicus, un constelación que permite la vigilancia del clima. Este último no se lanzará con SpaceX, sino en el cohete europeo Vega C. Este pequeño lanzador, operado por la empresa francesa Arianespace, hizo su debut el pasado mes de julio.