¿Existe un sistema mafioso entre las aves? » ABC de la ciencia

Todos hemos oído hablar de operaciones clandestinas, capos, crimen organizado y mafias en el mundo de los humanos, pero ¿hay mafia también en el mundo de las aves?

Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar.

Las películas sobre gánsteres y el crimen organizado revelan la parte más vulnerable de la humanidad. Resulta que el síndrome del Padrino también opera en el mundo de las aves. Ahora, no te adelantes imaginando pájaros cargando armas o vendiendo drogas. De hecho, existe una mafia aviar, pero es muy diferente de lo que podrías imaginar.

Conjunto de pandillas de gángsters de palomas

“Le haremos una oferta que no podrá rechazar” – The Avian Mafia (Crédito de la foto: MaryValery/Shutterstock)

¿Qué es una mafia? parasitismo de cría

Los animales interactúan entre sí de muchas maneras: enemigos depredadores-presas, socios comerciales mutualistas, mejores amigos o amigos-enemigos. De todos estos, uno de los más siniestros es una interacción parasitaria, en la que un organismo, el parásito, vive de otro organismo, el huésped, dañándolo y, en ocasiones, provocándole la muerte. El parásito puede utilizar al huésped como alimento, refugio o… …como niñera y cuidador de sus crías. Este tipo particular de parasitismo se llama parasitismo de cría. Sabemos que las aves dedican mucha energía y tiempo a hacer nidos donde puedan poner huevos de manera segura y proteger a sus crías. Sin embargo, algunas aves son demasiado flojas para hacer todo esto. Simplemente vuelan casualmente y ponen huevos en los nidos bien preparados de diferentes especies de aves. Estas aves se llaman parásitos de cría.

¿Quién es la mafia en esta situación?

En la relación parásito-huésped de cría, existe un conflicto constante entre ambas partes. El anfitrión no quiere los huevos del parásito en su nido y el parásito quiere asegurarse de que permanezca allí. Ambos se involucran en estrategias para satisfacer sus deseos. Al detectar los huevos del parásito, la primera tendencia del ave huésped es sacarlo de su propio nido. ¿Cómo responden los parásitos a esto?

Amotz Zahavi, un biólogo evolutivo israelí, en 1979 propuso que parásitos como los cucos pueden visitar regularmente los nidos parasitados y matar los huevos del huésped si el huésped ha expulsado los huevos del parásito. Por otro lado, si el huésped ha aceptado los huevos del parásito y los cuida bien, no dañará a los otros huevos. Cuando tal “mafia” los está vigilando, los anfitriones que no pueden defenderse de los ataques de la mafia de parásitos pueden decidir que aceptar algunos huevos de parásitos y criar al menos a algunos de sus propios hijos es mejor que perder a toda su familia a manos de los organizados. matones Esto se llama la ‘hipótesis de la mafia’.

Cockoo trató de lanzar un cuervo polluelo

Un cuco común tratando de arrojar al carbonero de un nido (Crédito de la foto: THE RAFFLES BUUETIN OF ZOOLOGY)

Se sabe que más de 80 especies, o más del 1% de todas las especies de aves, son parásitos de cría. Entre estos, hasta ahora solo se ha observado que unas pocas especies muestran un comportamiento similar al de la mafia.

Mafia grupo 1: Los cucos

La teoría de la mafia propuesta por Zahavi fue probada y confirmada por Manuel Soler en 1995. Descubrió que los pájaros cucos utilizaban los nidos de las urracas para poner sus huevos. Si los huevos de cuco se retiraban del nido anfitrión, los cucos volvían y picoteaban los huevos de la urraca para dañarlos. ¡En ciertos casos, incluso atacaron a las crías de la urraca! Soler señaló que los cucos realizaban visitas regulares de control a los nidos de sus huéspedes como parte de su comportamiento mafioso. “Hacer colecciones” o visitar regularmente a su fuerza de trabajo poco dispuesta se parece mucho a una verdadera mafia humana, ¿verdad?

Mafia grupo 2: Los tordos

Un parásito de cría de América del Norte llamado tordo de cabeza marrón también muestra este tipo de comportamiento de represalia hacia los nidos de currucas que estaban usando para poner huevos. Otro estudio informó que un cuco arrojó polluelos de herrerillos de sus nidos.

Incluso existe una estrategia de precaución llamada ‘estrategia de cultivo’ en la que los parásitos limpian aquellos nidos en los que no han puesto huevos. Esto se debe a que, cuando sus nidos se dañan, los anfitriones construyen nuevos nidos, lo que da más oportunidades para que el pájaro parásito ponga huevos en el futuro.

Parásitos de cría que desarrollan estrategias de adaptación contra los huéspedes

Parásitos de cría que desarrollan estrategias de adaptación contra los huéspedes

Una palabra final

¿Qué ganan los pájaros de la mafia con todo esto? Para empezar, siempre está el esfuerzo de hacer el nido que pueden evitar. Además, el parásito también se libera de todo el cuidado de los padres que necesitarían para proteger, alimentar y cuidar a las crías o los huevos. Esto significa que tienen más tiempo para alimentarse… o hacer muchos más bebés.

Cada interacción huésped-parásito es parte de una carrera evolutiva. Hay una adaptación expresada por una parte a la que la otra parte responde con una coadaptación. Cuando las aves parásitas producen huevos que se parecen exactamente a los del huésped, el huésped se adapta mediante el desarrollo de mecanismos para reconocer estos huevos extraños. Esta relación es una batalla interminable. Con el tiempo, esto termina impulsando más adaptaciones que resultan en la diversificación de ambas especies, ¡o podría resultar en la derrota o extinción de un miembro de esta dinámica!

Lectura sugerida

¿Te resultó útil este artículo

Sí No