Hace algún tiempo, la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos recibió una solicitud que fue cuanto menos sorprendente. De hecho, la famosa aerolínea internacional de transporte de carga FedEx ha solicitado permiso para instalar sistemas láser antimisiles en sus aviones.

Una contramedida para los misiles guiados por calor

La Administración Federal de Aviación (FAA) es una agencia del gobierno estadounidense cuya misión es regular y controlar la aviación civil en el país. En un artículo del 14 de enero de 2022, CNN Business explica que la FAA ha recibido una solicitud oficial de certificación de FedEx. En un documento oficial que data de 2019, la FAA detalla el deseo de FedEx de instalar sistemas de láser infrarrojo en sus Airbus A321-200. actuando como una contramedida para misiles guiados por calor.

Documento del sistema de misiles Fedex FAA
Créditos: captura de pantalla / Administración Federal de Aviación

Como era de esperar, esta solicitud no vino sin una razón y refleja un cierto miedo a la aviación civil sobre misiles tierra-aire. Recordemos que en 2003, el ala izquierda de un Airbus A330 de la compañía DHL fue alcanzada por uno de estos misiles después de que la aeronave despegara de Bagdad (Irak). Aunque finalmente la aeronave aterrizó sin víctimas, el riesgo para las aeronaves civiles operando en zonas de conflicto es una realidad

Una petición lejos de ser trivial

El enfoque de FedEx no es el primero en sí mismo. De hecho, la FAA explica en su publicación que otras compañías también han pedido instalar sistemas de defensa láser en sus aviones civiles. Estas solicitudes siguieron a los ataques en varios países disparando Sistemas portátiles de defensa aérea (MANPADS). Sin embargo, estos sistemas son fáciles de usar, ligeros y compactos. Sobre todo, los gobiernos y las organizaciones terroristas tienen fácil acceso a ella.

Los sistemas láser que FedEx desea adquirir ofrecen así la posibilidad de desviar misiles guiados por infrarrojos que los MANPADS disparan. Sin embargo, la FAA no considera trivial esta defensa. De hecho, los láseres infrarrojos pueden causar daños en la piel y los ojos. También existen riesgos para las aeronaves en el área, así como para los equipos en los aeropuertos, incluidos los camiones de combustible.

Así, una posible democratización de este tipo de dispositivos dentro de la aviación civil debe estudiarse cuidadosamente. El objetivo es evitar que estos rayos infrarrojos, de otro modo invisibles al ojo humano, se disparen de forma inesperada y provoquen accidentes de todo tipo.