Hallan en Perú decenas de niños sacrificados con el corazón arrancado

Los restos de decenas de víctimas del sacrificio de niños han sido desenterrados en Perú. Y según los antropólogos, es probable que muchos más aún estén esperando ser descubiertos. Según los análisis, los corazones de estos niños habrían sido extraídos tras su muerte. Las razones de tales gestos siguen siendo desconocidas, pero algunos sugieren un vínculo con el clima y la agricultura.

Hace varios meses, los cuerpos de 137 niños y 200 animales desenterrados en Perú, a pocos kilómetros de la ciudad de Trujillo, representaron uno de los mayores sacrificios jamás registrados. Un equipo dirigido por el antropólogo de la Universidad de Florida Gabriel Prieto desenterró los cuerpos de 76 otros niños sacrificados.

Todos fueron enterrados en posición prona con los pies hacia el este sobre un montículo artificial. Hasta ahora, los investigadores no saben por qué. Una sección transversal limpia a través del esternón de cada esqueleto también sugiere que todas las cajas torácicas de estas víctimas fueron abiertas después de la muerte, probablemente para arrancarles el corazón.

Dado este macabro nuevo descubrimiento y los ya registrados en el área en el pasado, los investigadores creen que aún quedan muchos más sacrificios de niños esperando ser desenterrados.

Aún no se ha realizado la datación por radiocarbono de los 76 esqueletos recién descubiertos (se ha realizado una solicitud al Ministerio de Cultura de Perú), pero las víctimas encontradas anteriormente en las cercanías datan entre 1100 y 1200 d.C. J.-C.. En ese momento, el pueblo Chimù prosperaba en la región.

niños sacrificados perú
Créditos: programa arqueológico de Huanchaco

Un lugar con el clima?

Aún no está claro por qué los chimú se habrían involucrado en el sacrificio de niños. De hecho, la escritura aún no se usaba en Perú en ese momento, lo que significa que ningún documento describe la práctica o sus razones. Sin embargo, algunos estudiosos sugieren que sirvieron para “santificar” el sistema agrícola de la región.

Creo que la razón de los sacrificios probablemente estuvo relacionada de alguna manera con una respuesta a los cambios ambientales que causaron una agitación cultural significativa.“, explica la bioarqueóloga Catherine Gaither. ” Puede haber habido asociaciones con eventos como El Niño, por ejemplo“.

Como recordatorio, El Niño es un ciclo climático en el que el agua cálida del Océano Pacífico se acerca a América del Sur, provocando cambios en el clima. Este fenómeno es ahora reconocido como uno de los impulsores de la variabilidad climática que conduce a impactos sociales significativos y diversos.

Sabemos, en efecto, que la cultura Chimú prosperó ciertamente gracias a la ferretería, pero también, y sobre todo, gracias a su agricultura intensiva. En ese momento, los cultivos y el ganado se regaban con una sofisticada red de canales hidráulicos. Por lo tanto, podríamos imaginar que un evento extremo como El Niño podría haber causado estragos en estas culturas, haciendo que los miembros de la sociedad Chimú sacrificaran niños y animales para apaciguar la “ira de los dioses”.

Hoy en día, algunos habitantes de la sierra peruana y de Bolivia todavía sacrifican llamas y les arrancan el corazón antes de quemarlos.