Imágenes de satélite muestran la enorme extensión de los incendios forestales de agosto

Ha sido un verano abrasador y no es una coincidencia. Con el cambio climático casi en pleno apogeo, la probabilidades de olas de calor y los incendios aumentan dramáticamente, y estamos viendo los efectos. El programa de observación Copernicus de la Unión Europea ha publicado un collage de solo algunos de estos incendios, visto desde el espacio. Éstos son algunos de ellos.

Incendios forestales en el noreste de Argelia

Crédito: Unión Europea, imágenes de Copernicus Sentinel-2.

Esta visualización en 3D muestra uno de las docenas de incendios que asolan la región de Cabilia en Argelia. Se han producido miles de incendios en el Mediterráneo, y más de 100 de ellos se encuentran en la región de Kabylia, donde se han producido 65 bajas hasta la fecha.

Los argelinos han denunciado la falta de apoyo gubernamental a medida que los incendios rasgar a través del país.

“Comenzamos a recaudar fondos y hacer voluntariado durante la última ola de COVID-19, por lo que ya existían muchos mecanismos organizativos para combatir estos incendios”, dijo Mokrane Nessah, un coordinador de 54 años de una de las organizaciones benéficas en el lugar.

Incendio forestal en Evia, Grecia

Crédito: Unión Europea, imágenes de Copernicus Sentinel-2.

Evia es la segunda isla griega más grande, y estas dos imágenes tomadas con solo diez días de diferencia muestran cómo la isla fue devastada por incendios forestales. Miles de residentes fueron evacuados y después de un incansable trabajo de bomberos, el fuego se contuvo solo después de siete días.

Contaminación por monóxido de carbono por incendios forestales en la costa oeste de América del Norte

Crédito: Unión Europea, imágenes de Copernicus Sentinel-5P.

Muchos de los terribles efectos de los incendios forestales son visibles a simple vista, pero no todos. Las olas de calor en América del Norte han provocado incendios forestales masivos (los llamados “mega incendios”). De acuerdo a datos del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus, estos mega incendios han provocado emisiones masivas de dióxido de carbono. Muchos de estos incendios aún no están contenidos.

Nube de humo de incendios en la Amazonia

Crédito: Unión Europea, imágenes de Copernicus Sentinel-3.

Cada año, la temporada de incendios en el Amazonas alcanza su punto máximo en agosto-septiembre. Si bien algunos incendios son naturales, en los últimos años el fenómeno se ha visto agravado enormemente por la quema de vegetación para la deforestación. Recientemente, el Instituto Brasileño de Investigaciones Espaciales (INPE) grabado la segunda tasa de deforestación anual más alta de la historia. Según su datos, en el período comprendido entre agosto de 2020 y julio de 2021, Brasil ha perdido 8.712 km² de bosques, o aproximadamente 12 veces el área de la ciudad de Nueva York.

Esta nube de humo es visible desde algunas de las áreas más afectadas por la deforestación: los estados de Rondônia, Mato Grosso y Para.

Incendio forestal en Var, Francia

Crédito: Unión Europea, imágenes de Copernicus Sentinel-2.

La cuenca del Mediterráneo ha sido golpeada por una de las olas de calor más severas de la historia. Se produjo un incendio en el sureste de Francia, lo que provocó que miles de personas evacuaran sus hogares o lugares de vacaciones. En la imagen de arriba, la cicatriz del fuego aún es visible, mientras que los incendios activos aún emiten humo.

Más incendios en Grecia

Crédito: Unión Europea, imágenes de Copernicus Sentinel-2.

Grecia está teniendo un año de incendios forestales particularmente doloroso. La imagen de arriba muestra un incendio en el Peloponeso, también alimentado por intensas olas de calor y fuertes vientos. Las olas de calor hacen que las hojas y la madera estén más secas e inflamables.

Crédito: Unión Europea, imágenes de Copernicus Sentinel-3.

Mientras tanto, en el oeste de Ática, los vientos muy fuertes dificultan mucho la intervención de los bomberos.

Incendio forestal cerca de Castro Marim – Portugal

Crédito: Unión Europea, imágenes de Copernicus Sentinel-2.

Esta imagen muestra la enorme cicatriz quemada que resultó de los incendios forestales en el distrito de Faro, en el sur de Portugal. El incendio forestal ahora está bajo control, pero muestra que Portugal también es vulnerable frente a los incendios de verano.


En resumen: los incendios forestales y el calentamiento global van de la mano

La relación entre el clima y el fuego es compleja, pero los investigadores están cada vez más encontrando fuertes correlaciones entre las temperaturas cálidas del verano y los grandes años de incendios. Dado que el cambio climático está haciendo que las olas de calor sean más probables, la conclusión lógica es que los incendios se volverán cada vez más comunes (y cada vez más masivos) a medida que el cambio climático comience a pasar factura.

Por ejemplo, en el sureste de EE. UU., Los modelos sugieren que un calentamiento de solo un grado Celsius aumentaría el área quemada hasta en un 600% en algunos tipos de bosques.

Por supuesto, el clima más cálido no genera automáticamente incendios forestales; también es necesario encenderlos y, en muchas partes del mundo, la mayoría de los incendios son iniciados por humanos. En los EE. UU., Por ejemplo, el 84% de los incendios son iniciado por humanos

Sin embargo, una vez que comienza un incendio, el clima cálido puede marcar la diferencia entre un incendio fácil de contener y una catástrofe a gran escala, y esto es más o menos lo que estamos viendo en el transcurso de este verano.