La caca de delfín está ayudando a los arrecifes de las Maldivas a crecer fuertes y resistentes

Al igual que el estiércol fertiliza las tierras de cultivo, la caca de delfín puede ayudar a alimentar los ecosistemas marinos con los “nutrientes que mejoran los arrecifes” que contienen.

Arrecife cerca de la isla Baulhagallaa, atolón Gaafu Dhaalu, Maldivas. Créditos de la imagen Jim Wang a través de Flickr.

Delfines giradores (Stenella longirostris) son famosos por su naturaleza juguetona, gran inteligencia y espectaculares acrobacias en las exhibiciones de la marina. Pero, según una nueva investigación, también pueden presumir de tener unos excrementos muy especiales.

El estudio informa que los delfines están brindando a los arrecifes de coral amenazados en el archipiélago de Maldivas y Chagos una ayuda muy necesaria: al defecar en las lagunas poco profundas durante su viaje diario, los delfines inyectan nitrógeno, un nutriente esencial, en el área. A su vez, esto ayuda a mejorar la productividad y la resiliencia de los arrecifes, ayudándolos a hacer frente a las condiciones cada vez más inhóspitas del calentamiento de los océanos del planeta.

En general, los animales están desempeñando “un papel importante” en el apoyo a los ecosistemas vulnerables de esta zona.

La basura de un delfín…

“Los arrecifes de coral se enfrentan a graves amenazas en todo el mundo, incluido el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, pero esta investigación ha identificado un aliado claro para ellos: los delfines giradores”, dice el autor principal e investigador marino del Instituto de Zoología de ZSL, el Dr. Tom B Letessier. .

“Simplemente al ir al baño en las lagunas poco profundas de los atolones, estos delfines proporcionan un suministro de nutrientes vital para los corales, lo que constituye el argumento más sólido posible para proteger a los delfines a fin de salvar estos arrecifes”.

Los delfines giradores crecen hasta unos 2 metros (6,5 pies) de largo, con un hocico delgado. Son de color gris oscuro con vientres blancos y viven en aguas cálidas de los océanos de todo el mundo: cerca de Tailandia, a lo largo de la costa del Pacífico de América Central y alrededor de las islas de Hawái.

La especie no está clasificada como en peligro de extinción en la lista roja de la UICN, pero enfrenta presiones de los desechos marinos, incluido el enredo en las redes de pesca, de los barcos a través de la perturbación del ruido o los impactos directos, y de la degradación del hábitat causada por la actividad humana.

Para el estudio, el equipo utilizó una combinación de observaciones visuales de la actividad de los delfines junto con grabaciones submarinas. Estos datos se obtuvieron, en parte, de observadores de ballenas aficionados. En total, el equipo estima que en esta zona reside una población de alrededor de 105 delfines.

El equipo informa que los delfines ingresan a las lagunas de los atolones formadas dentro de los arrecifes de coral en forma de anillo del área por la mañana. Aquí, pasan alrededor de la mitad del día descansando, antes de salir por la tarde para cazar en las profundidades del océano durante la noche.

Estiman que los delfines excretan alrededor de 288 kg de nitrógeno en las lagunas cada año, proporcionando un suministro constante de un nutriente esencial para el ecosistema. El aumento en la productividad que hace posible este nitrógeno les da a los corales que forman el arrecife un acceso mucho mejor a los nutrientes, lo que les permite crecer más rápido y aumentar su resistencia a las presiones externas.

“Es emocionante haber encontrado un mecanismo probablemente importante por el cual el comportamiento del delfín podría mantener la salud de los arrecifes circundantes”, dice el Dr. Letessier. “Este estudio es solo la primera pieza de un rompecabezas más grande que exploraremos más a fondo como parte de nuestro nuevo proyecto científico regional sobre cetáceos”.

Los arrecifes de coral son ecosistemas marinos esenciales. Alimentan y albergan una cantidad increíble de vida y sostienen directamente los medios de subsistencia de 6 millones de personas en todo el mundo. También forman una barrera física contra las tormentas, protegiendo la costa contra la erosión, al mismo tiempo que proporcionan importantes recursos económicos en forma de puestos de trabajo y destinos turísticos para las comunidades locales.

Esto es particularmente cierto en las Maldivas, donde los lugareños dependen en gran medida de los arrecifes de coral para sobrevivir. La crisis climática actual y el riesgo que representa para los corales al causar eventos de blanqueamiento masivo los deja particularmente vulnerables. Sin embargo, los hallazgos muestran cómo la vida cotidiana de los delfines puede brindar esperanza a estos arrecifes y a las comunidades que dependen de ellos.

El artículo “Residencia de delfines giradores en lagunas de atolones tropicales: presencia diurna, variabilidad estacional e implicaciones para la dinámica de nutrientes” ha sido publicado en el Diario de zoología.