La falta de gas ruso podría acelerar la transición energética de Europa

Europa está atravesando una crisis. Prácticamente todo el continente se ha visto sacudido recientemente por la decisión de Rusia de enviar menos gas natural, en represalia por las sanciones que le han impuesto por invadir Ucrania. Está a punto de ser un invierno duro, pero el corte no planificado de los envíos de gas en realidad podría ser un impulsor muy eficiente de la transición energética de Europa hacia las energías renovables, según un nuevo estudio.

Crédito de la imagen: Pixnio.

Rusia es actualmente el mayor contribuyente de gas natural a Europa, representando el 34% del consumo de gas del bloque en 2019. Debido a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, estas importaciones pueden interrumpirse, lo que será enormemente problemático a corto plazo. La Agencia Internacional de Energía incluso ha advertido que Rusia podría cortar todos los suministros de gas de Europa este invierno, y Rusia también ha amenazado con hacerlo.

Con esto en mente, los investigadores de la Universidad de Aarhus querían calcular los efectos a largo plazo de cortar el gas ruso para la descarbonización del sistema energético europeo. Su estudio se basa en un modelo de alta resolución de todo el sistema energético europeo y mostró que cortar el gas podría tener un efecto positivo en términos de emisiones.

“Con la eliminación gradual del gas ruso, ya no tenemos suficiente gas para esta llamada fase de transición. Esto significa que tenemos que elegir entre invertir en la instalación inmediata de grandes cantidades de energía eólica y solar o recurrir a otras opciones, incluido el carbón”, dijo Gorm Bruun Andresen, autor del estudio, en un comunicado.

La transición energética de Europa

El estudio incluye dos escenarios para la transición energética de Europa: uno tiene un objetivo ambicioso que apunta a un aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 °C y el otro tiene un objetivo más moderado, que apunta a un aumento de la temperatura por debajo de 2 °C. Los dos están incluidos en el Acuerdo de París sobre el cambio climático firmado en 2015 por prácticamente todos los países.

Cumplir con el escenario de 1,5 °C significa sacar la mayor parte del gas natural del sistema antes de 2030, tanto con disponibilidad reducida de gas como sin ella. Bajo este escenario, el gas no se puede usar como una transición de los combustibles fósiles a la energía verde, porque también es un combustible fósil y si lo usáramos, produciríamos emisiones que nos desviarían del camino para un calentamiento de “apenas” 1,5°C. Este escenario requeriría una electrificación súper rápida del sector de la calefacción.

Para el escenario de 2°C, los investigadores encontraron diferencias entre los recursos de gas limitados e ilimitados. Con suficiente disponibilidad, sería más rentable utilizar gas como combustible de transición. Sin embargo, cuando la disponibilidad de gas está limitada (como es probable que sea el caso de Europa ahora), su papel como combustible de transición se ve desafiado y se deben implementar alternativas más costosas.

La principal respuesta a la escasez de gas en el escenario de 2°C es retrasar la eliminación del carbón en una década, construyendo capacidades eólicas y solares fotovoltaicas mucho más rápido antes de 2030; en última instancia, esto lleva a electrificar el sector de la calefacción en un período de tiempo más corto. antes de 2030, mostró el estudio. Esto último contrasta con una transición gradual hacia 2050 vista con un suministro ilimitado de gas natural.

Al comparar los dos escenarios climáticos, los investigadores encontraron que a mediano plazo, es decir, antes de 2030, la escasez de gas impulsaría una rápida transformación del sistema energético. Sin embargo, después de 2030, solo el escenario de 1,5 °C permitirá que Europa logre la independencia energética más temprano que tarde, al tiempo que reduce las posibilidades de sufrir los peores impactos climáticos.

“Una reducción en el suministro total de gas de Europa podría ayudar a acelerar la mejora de las fuentes de energía renovable, siempre que los países mantengan sus ambiciones climáticas. De lo contrario, simplemente corremos el riesgo de que otros combustibles fósiles reemplacen al gas en el período intermedio hacia la descarbonización total”, dijo Bruun Andersen. “Necesitamos instalar aprox. 400 GW por año en los años 2025-2035, y esto será un gran desafío”.

El estudio fue publicado en el Revista Joule.