La ISS utiliza un instrumento para capturar los extremos de calor de las ciudades europeas

Las temperaturas han estado aumentando en todo el mundo y batiendo récords en casi todas partes. Un tercio de los EE.UU. estuvo bajo calentamientos de calor excesivos hace semanas como cúpulas de alta presión, o cúpulas de calor, aire caliente atrapado. Las cosas no van mejor al otro lado del Atlántico, con temperaturas que también baten récords en Madrid, París y Roma, entre otros.

Ahora, un instrumento transportado en la Estación Espacial Internacional (ISS) ha capturado las temperaturas extremas recientes de muchas de las principales ciudades europeas. Si bien estas imágenes ofrecen poco consuelo para quienes se enfrentan al calor, podrían ayudar a mitigar los efectos de futuras olas de calor mediante una mejor gestión y planificación de los recursos hídricos.

Hay mucho rojo en estas fotos de temperatura. Crédito de la imagen: ESA.

Este instrumento, llamado ECOSTRESS, está ayudando en el desarrollo del nuevo satélite Copernicus Sentinel: el Monitoreo de la temperatura de la superficie terrestre (LSTM) misión. La Agencia Espacial Europea (ESA) está utilizando ECOSTRESS para simular los datos que eventualmente devolverá LSTM, que medirá la temperatura de la superficie terrestre.

El LSTM podría cambiar las reglas del juego para los planificadores urbanos y los agricultores de todo el mundo, argumenta la ESA, ya que tiene alta resolución en su sensor infrarrojo térmico para la temperatura de la superficie terrestre. Nos ayudará a comprender y responder mejor a la variabilidad climática, gestionar los recursos hídricos para la producción agrícola y abordar la degradación de la tierra. El problema es que no son realmente buenas noticias.

Olas de calor extremas

El mundo ya se ha calentado alrededor de 1,1 grados centígrados desde la Revolución Industrial, y se espera que las temperaturas sigan aumentando, a menos que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan drásticamente. Esto trae una gran variedad de consecuencias para todos, incluidas olas de calor extremo más frecuentes, más largas y más intensas.

Las olas de calor no son solo algo molesto con lo que tenemos que lidiar, sino que, de hecho, pueden ser muy peligrosas y provocar enfermedades y la muerte, especialmente entre los adultos mayores y los más pequeños. El calor excesivo se ha relacionado con la presión arterial alta, asma, e insuficiencia renal. También interrumpe el sueño, altera nuestras funciones motoras puede conducir a depresión.

Junio ​​fue un duro recordatorio de lo que nos depara el cambio climático. Durante varios días consecutivos, muchas ciudades europeas tuvieron temperaturas del aire superiores a los 40 grados centígrados. Pero Europa no estaba sola en esto. Tokio tuvo temperaturas del aire superiores a los 35 grados centígrados durante cinco días consecutivos, la peor racha de calor en junio desde que comenzaron los registros en 1875.

Las imágenes capturadas por ECOSTRESS muestran las temperaturas de la superficie terrestre en Milán, París y Praga el 18 de junio a primera hora de la tarde. A modo de comparación, la visión más amplia de la temperatura de la superficie terrestre en Europa a continuación fue tomada por la misión Copernicus Sentinel-3 el 18 de junio. Las imágenes de ECOSTRESS tienen una resolución espacial mucho más alta que Sentinel-3.

Crédito de la imagen: ESA.

La temperatura de la superficie terrestre es una medida de qué tan caliente se sentiría la superficie al tocarla. Los científicos controlan esto porque el calor que se eleva desde la superficie del planeta influye en los patrones climáticos y meteorológicos. Estas mediciones también son relevantes para que los agricultores evalúen cuánta agua necesitan sus cultivos y para que los planificadores urbanos mejoren las estrategias de mitigación del calor.

“ECOSTRESS continúa reflejando el impacto del calor extremo en ciudades de todo el mundo, incluidas las recientes olas de calor que batieron récords tanto en Europa como en EE. UU. Estos datos se pueden usar para identificar puntos críticos, regiones vulnerables y evaluar los impactos de enfriamiento de los enfoques de mitigación del calor”, concluyó Glynn Hulley, científico de la NASA, en un comunicado.

Tener una mejor comprensión de la variación de la temperatura es importante para mejorar nuestra comprensión de cómo se produce el cambio climático, pero no nos ayudará a abordar el cambio climático sin tomar medidas.