¿La merienda favorita de Megalodon? La nariz de los cachalotes

Las narices de los cachalotes eran bocadillos populares para los megalodones, pero también para otros tiburones antiguos, según un nuevo análisis de cráneos fósiles. Estos depredadores apuntaban a esta parte del cuerpo para extraer sus reservas de aceite y grasa. Los detalles del estudio se publican en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences.

Conservadas como marcas de mordeduras en el registro fósil, las interacciones tróficas entre tiburones y cetáceos generalmente corresponden a descubrimientos aislados o fragmentarios. En este sentido, solo brindan información limitada sobre los principales patrones o roles tróficos. En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Zúrich (Suiza) informan evidencia convincente de búsqueda de alimento enfocada por parte de tiburones antiguos en forma de marcas de mordeduras en huesos fósiles de cetáceos de finales del Mioceno.

Antiguos tiburones aficionados a los cachalotes

Para este trabajo, los paleontólogos analizaron varios cráneos de cachalotes antiguos en la colección del Museo de Historia Natural de Lima. Todos fueron recolectados de la Formación Pisco, Perú, fechados en ca. siete millones de años. Si hoy en día solo hay tres especies de cachalotes en los océanos, sabemos que las aguas del Mioceno albergaron al menos siete, algunas de las cuales podían medir hasta dieciocho metros de largo.

Durante sus análisis, los investigadores identificaron patrones de mordida en seis de estos cráneos. Algunos fósiles tenían solo unas pocas marcas de mordeduras, mientras que otros mostraban hasta dieciocho perforaciones agrupadas.

Las variaciones en el tamaño y la forma de las marcas de mordeduras sugirieron que varias especies de tiburones a veces tendían al mismo cadáver. Las grandes marcas de mordeduras con poca serrado eran típicas de los megalodones. Otros más pequeños habrían sido causados ​​por miembros del linaje del tiburón blanco. El equipo también aisló marcas de mordeduras hechas por tiburones que aún están presentes en la actualidad, como los tiburones mako (isuro).

cachalotes megalodon
Un diente de Megalodon y algunas cicatrices distintivas aisladas en uno de los cráneos fósiles. Créditos: Aldo Benites-Palomino

Satisfacer las necesidades de grasa

Los cachalotes son conocidos por sus voluminosas cabezas. Gran parte de este espacio está ocupado por grandes órganos nasales que se utilizan para producir sonido. Dos estructuras de esta red nasal, el melón y el espermaceti, son rico en aceites y grasas. Sin embargo, resulta que las marcas de mordeduras en los cráneos analizados se correspondían precisamente con la posición de estas dos estructuras.

Muchos tiburones usaron estos cachalotes como reservorio de grasa“, resume Aldo Benites-Palomino, autor principal de este trabajo. ” En un solo espécimen, creo que tenemos al menos cinco o seis especies de tiburones, todos mordiendo en la misma área, lo cual es una locura.“.

Hoy en día, los grandes taxones existentes, como los grandes tiburones blanco y azul, todavía se alimentan selectivamente de tejidos de mamíferos marinos caracterizados por altas concentraciones de lípidos. Estos tejidos grasos también son fuente de alimento para otros cetáceos como las orcas que suelen atacar el hígado de sus víctimas.

Finalmente, tenga en cuenta que los tiburones modernos ya no atacan a los cachalotes como en el pasado. ¿Por qué estos depredadores voraces se alejaron de su comida favorita? Por ahora, es un misterio.