la primera tinta de medusa para la regeneración de tejidos

La impresión 3D en el sector médico tiene una aplicación muy innovadora: la bioimpresión, que permite, en particular, crear órganos. Recientemente, una empresa británica creó una solución de bioimpresión utilizando una especie antigua de medusa. Este es un verdadero salto adelante en la ingeniería de tejidos.

Resultados alentador para el desarrollo futuro de bio-tintas

En 2019, investigadores de las universidades de Rice y Washington (Estados Unidos) lograron imprimir en 3D una red vascular. Este último pudo reproducir los movimientos aire, sangre y otros fluidos vitales como la linfa. Luego, los científicos utilizaron una solución de prehidrogel como tinta de impresión. Como explicó 3D Printing Industry el 12 de octubre de 2022, la empresa británica Jellagen ha desarrollado un primera bioimpresora de nueva generación.

Por lo tanto, el objetivo de este trabajo fue desarrollar bio-tintas. La empresa Jellagen utilizó el biomaterial que suele utilizar en exclusiva: colágeno tipo 0 que está presente en una antigua especie de medusa y se recolecta en el mar de Irlanda. Por cierto, los ingenieros señalan que se trata de un ancestro evolutivo común a los humanoslo que hace que este famoso colágeno sea más seguro.

“Estamos encantados con los resultados de las pruebas de este proyecto que han demostrado claramente el uso potencial adicional de nuestros biomateriales de colágeno tipo 0 para el desarrollo futuro de biotintas”dijo Andrew Mearns Spragg, fundador y director científico de Jellagen.

estructura de colágeno 3d
Créditos: Copner Biotech

Estructuras 3D muy finas

Copner Biotech (socio del proyecto) ha puesto a disposición de los científicos su impresora GRAPE-S1. Hizo posible imprimir estructuras 3D muy finas de un diámetro de 100 micrómetros. Esta promisoria hazaña fue posible gracias a la nueva tecnología de hidrogel y la plataforma de tinta biológica de gelatina.

“Estamos muy emocionados de ver cómo esta tecnología puede desarrollarse aún más hacia aplicaciones de ingeniería de tejidos médicos y soluciones de mercado de investigación de cultivos celulares”.dijo Andrew Mearns Spragg en particular.

Además, las pruebas permitieron crear una arquitectura 3D precisa que podría reproducir potencialmente el microentorno de un sistema vivo. Sin embargo, este objetivo final es obviamente el de las bioimpresoras. Jellagen y Copner Biotech dicen que quieren continuar sus esfuerzos para tratando de transformar vidas utilizando ingeniería de tejidos y bioimpresión 3D.