¿La última comida de este “cocodrilo” del Cretácico? Un dinosaurio joven

Hace unos 95 millones de años, en lo que ahora es Australia, un enorme pariente de los cocodrilos modernos cerró sus poderosas fauces sobre el diminuto cuerpo de un joven dinosaurio y se lo tragó casi de un solo bocado. El cocodrilo murió poco después. Su cuerpo se fosilizó gradualmente, al igual que los restos parcialmente digeridos de su estómago.

Un descubrimiento excepcional

Los cocodrilos se encuentran entre los hipercarnívoros más exitosos de nuestro planeta, sus antepasados ​​​​crocodiliformes evolucionaron desde el Triásico. Las dietas de estos últimos generalmente se infieren de marcas distintivas de mordeduras en huesos fósiles. Estos rastros sugirieron que algunas especies se alimentan de dinosaurios. Sin embargo, la evidencia dietética más directa (de contenido intestinal conservado) para estas interacciones en crocodiliformes fósiles sigue siendo esquiva hasta el día de hoy, tal vez porque, al igual que los cocodrilos modernos, sus intestinos contenían ácidos potentes corrosivos.

Sin embargo, por primera vez, un equipo de paleontólogos informa del descubrimiento de un nuevo crocodiliforme del Cretácico bautizado Confractosuchus sauroktonos cuyo contenido abdominal excepcionalmente conservado incluía partes de un dinosaurio. El animal evolucionó hace unos 95 millones de años en lo que ahora es Australia. Los detalles del estudio se publican en la revista Gondwana Research;

El pequeño dinosaurio era un ornitópodo joven. Son un grupo de herbívoros en su mayoría bípedos que incluye dinosaurios con pico de pato. Estos son también los primeros huesos de un ornitópodo encontrados en esta parte del continente. Además, el animal podría representar una especie previamente desconocida.

dinosaurios crocodyliformes
Créditos: White et al. (2022)

Un fémur cortado por la mitad

Los restos del antiguo depredador (y su última comida) se han descubierto en la Gran Supercuenca de Australia. Es un sitio que data del período Cretácico (hace unos 145,5 millones a 65,5 millones de años). Según los análisis de sus miembros posteriores, gran parte de su pelvis, su cráneo y muchos huesos del resto de su cuerpo, el agresor midió alrededor de 2,5 m de largo en el momento de su muerte. Sin embargo, los investigadores creen que probablemente aún no había alcanzado su tamaño máximo.

Dado que los huesos del diminuto dinosaurio eran demasiado frágiles para extraerlos de la roca que los rodeaba, los investigadores escanearon el abdomen del depredador con máquinas de tomografía computarizada (TC) de rayos X. Luego crearon modelos digitales de huesos en 3D.

Con base en estos datos, los paleontólogos estiman que el dinosaurio joven pesaba solo 1,7 kg aprox. en el momento de su muerte. La mayor parte de su esqueleto todavía estaba conectado después de ser tragado, aunque uno de sus fémures estaba partido por la mitad. También se encontró un diente incrustado en el otro fémur.

dinosaurio
Modelos digitales de huesos de ornitópodos encontrados en el abdomen de Confractosuchus sauroktonos. Créditos: White et al. (2022)

Este nuevo trabajo, por lo tanto, prueba inequívocamente que los dinosaurios eran probablemente una parte integral de la dieta de los crocodiliformes.


.