La velocidad del movimiento de los ojos refleja las preferencias individuales.

En una tienda se te presentan dos opciones para el mismo tipo de producto y te tomas el tiempo para hacer tu elección. Según investigadores estadounidenses, la velocidad con la que la mirada pasa de un producto a otro puede ayudar a predecir la elección final.

Procesos inconscientes en el cerebro.

Colin Korbisch, ingeniero mecánico de la Universidad de Colorado en Boulder (Estados Unidos), evocó la noción de “sacada ocular” en un estudio publicado en la revista Current Biology el 21 de noviembre de 2022. Este término hace referencia a un movimiento breve y rápido ojos entre dos posiciones estables, a una velocidad oscilando entre 400 y 800 °/s y durante menos de 50 milisegundos. Sin embargo, la finalidad de una sacada ocular es proyectar muy rápidamente la imagen de un objeto sobre la fóvea, la zona de la retina donde la visión de los detalles es más precisa.

Para los investigadores, se trata de procesos inconscientes que ocurren en el cerebro de una manera casi involuntario. Esta sacada ocular puede traicionar nuestros pensamientos íntimos, especialmente cuando dudamos entre dos posibles elecciones. De hecho, para los líderes del estudio, la velocidad de los ojos puede indicar nuestra preferencia.

elección del producto
Créditos: Traitov / iStock

Un posible avance científico

Los investigadores realizaron un experimento con 22 voluntarios. Estos últimos caminaban en una cinta de correr, pero antes se vieron obligados a elegir entre dos posibilidades: una duración corta con una fuerte pendiente o una duración más larga con un camino más fácil. Sin embargo, durante la fase de reflexión de los participantes, una cámara de alta velocidad seguía los movimientos de sus ojos. De acuerdo con los resultados, los movimientos sacádicos fueron inicialmente de una velocidad similar hacia cualquiera de las dos opciones. Sin embargo, con el paso del tiempo, la tasa de cambio mostró que los participantes se concentraron más sobre su futura elección. Por lo tanto, es posible predecir la elección de las personas, pero también demostrar qué tan fácil fue o no esa elección.

Pero, ¿cómo explicar los mecanismos en el trabajo? Cuando se toma una decisión, las neuronas del campo ocular frontal y la corteza parietal aumentan su actividad. Así, los ojos pasan rápidamente de una opción a otra. para obtener la información necesaria, que luego permite tomar la decisión. Además, esta decisión parece eliminar la supresión del colículo superior, la región que controla los movimientos oculares. Según los investigadores, el aumento de la velocidad de los ojos es un resultado directo de este fenómeno.

Finalmente, esta hipótesis podría estar en el origen de una avance científico real. De hecho, este tipo de proceso de decisión suele medirse mediante electrodos invasivos en el cerebro. Por lo tanto, la posibilidad de realizar mediciones de forma más sencilla abriría la puerta a muchas posibilidades.